Adam Michna de Otradovice: Maestro de la música eclesiástica checa

Foto ilustrativa: corgaasbeek / CC0 Pixabay

Entre las composiciones checas más destacadas dedicadas a la Semana Santa figuran las piezas de Adam Michna de Otradovice surgidas en el siglo XVII. El organista figura entre los artífices más destacados de la música eclesiástica checa.

Adam Michna de Otradovice fue un compositor muy fructífero, pero por desgracia no todas sus obras se han conservado hasta la fecha. Hoy conocemos unas 230 obras suyas divididas en cinco recopilaciones, tres en checo y dos en latín.

Adam Michna de Otradovice,  foto: CC0

En su obra se distinguen dos ramos importantes: las melodías basadas en letras litúrgicas y las canciones en checo. En la primera se trata de composiciones muy variadas que utilizan polifonías y generalmente están escritas para órgano, instrumentos de cuerda o de viento.

En la segunda parte de su obra destacan canciones con letras checas, concebidas más bien como poesía con música. Entre ellas destaca el cancionero de Música checa mariana que data del año 1647, que incluye varias canciones que se dedican al tema de nacimiento de Jesucristo, la crucifixión y la Semana Santa, entre otros.

En 1661, el compositor escribió el cancionero Música de año santo que incluye temas dedicados, sobre todo, a la resurrección de Jesucristo como, por ejemplo, Resurrección del Hijo glorioso, entre otras.

‘La Música Mariana Checa’,  foto: CC0

Adam Michna de Otradovice fue también un célebre poeta. Sus textos se basaban en onomatopeyas, rimas y un carácter metafórico del texto. Están llenas de una gran imaginación y abundan en emociones. Entre sus temas preferidos figuraba la lucha entre Dios y el diablo en el hombre, que oscilaba entre las experiencias edénicas y la tortura diabólica. Todo aquello lo sazonaba con pensamientos filosóficos y un humor decente, su lenguaje era noble, aunque no evitaba el habla popular.

Sobre la vida personal de Adam Michna de Otradovice no se sabe mucho. El compositor se casó dos veces y además del arte se dedicaba a la venta de vino. En 1633 pasó a ser organista en la iglesia de Asunción de la Virgen María en la ciudad de Jindřichův Hradec, al sur de Bohemia. Unos cuarenta años más tarde creó allí una fundación para músicos jóvenes a la que legó una parte de sus bienes. El compositor falleció en 1676.

Autor: Roman Casado
palabra clave:
audio