1968: La radio no se rindió

Foto: http://68.usd.cas.cz
0:00
/
0:00

La radio se convirtió en una fuente de información insustituible para los ciudadanos tras la llegada de las tropas del Pacto de Varsovia en agosto de 1968. Altas personalidades del país rindieron homenaje este jueves a todos los que realizaron en aquel entonces las transmisiones en un acto conmemorativo efectuado frente al edificio de la Radiodifusión Checa.

El 21 de agosto de 1968, inmediatamente después de la invasión, la Radiodifusión Checoslovaca desmintió la información, ofrecida por la agencia de prensa soviética TASS, que los dirigentes políticos de la República Socialista Checoslovaca pidieron ayuda militar a las unidades aliadas del Pacto de Varsovia.

“TASS no concretiza quien ha pedido la ayuda, y no puede concretizarlo, ya que no lo hizo nadie: ni el Gobierno, ni el Parlamento, ni el Comité Central del Partido Comunista”, subrayó el locutor.

La estación estatal logró mantener también las transmisiones al exterior.

“Radio Praga, la voz libre de la Radiodifusión Checoslovaca”. Con esas palabras inauguró el locutor la transmisión el 25 de agosto de 1968 y confirmó que la estación seguía transmitiendo legalmente por onda corta en checo, inglés, francés, italiano, ruso y alemán.

La rapidez con la que la radio fue capaz de informar sobre los acontecimientos tras la llegada de los tanques soviéticos tuvo una gran importancia, resaltó la jefa del archivo de la Radiodifusión checa, Eva Ješutová.

“Todas las noticias fueron incluidas de inmediato en la programación. Todos se esforzaban por mantener la calma y no provocar el pánico. Por el contrario, tranquilizaban a los ciudadanos y advertían ante cualquier tipo de reacciones excesivas. La radio transmitió un gran número de resoluciones y llamamientos de los dirigentes políticos, que querían evitar que hubiera víctimas”, dijo Ješutová.

Este jueves tuvo lugar frente a la sede de la Radiodifusión Checoslovaca, en Praga, un homenaje a los 15 civiles caídos durante el enfrentamiento con las tropas soviéticas por el control del edificio.

En la ceremonia participaron numerosos representantes militares y políticos, entre los que se encontraba el jefe del senado, Přemysl Sobotka. Este destacó en su intervención la fuerza de la radio como medio para coordinar al país frente al invasor, un papel que la Radiodifusión Checa cumplió en dos ocasiones anteriores, en 1938, poco antes de la ocupación nazi, y en 1945.

“En el primer caso se demostró el poder de la radio, que fue usada para movilizar al ejército checoslovaco durante la amenaza nazi al país. En el segundo caso, en 1945 la radio fue capaz de expandir por prácticamente todo el país el alzamiento nacional contra los ocupantes. Hoy contamos con nuevos medios de comunicación: la televisión e Internet, pero la radio permanece como uno de los instrumentos más influyentes de información al público”, señaló Sobotka.