Zeman: “En la cumbre de la OTAN remarqué la necesidad de dialogar con Rusia”

Foto: ČTK

El presidente checo defendió en la cumbre de la OTAN que ha tenido lugar en Varsovia la necesidad de dialogar con Rusia. Aun así Chequia enviará tropas a las maniobras militares de los países bálticos. El país seguirá además colaborando en la misión de la Alianza en Afganistán.

Foto: ČTK
La República Checa se mostró prudente en cuanto a las relaciones con Rusia durante la cumbre de la OTAN que ha tenido lugar en Varsovia. Tanto el ministro checo de Relaciones Exteriores, Lubomír Zaorálek, como el presidente de la República, Miloš Zeman, coincidieron en la necesidad de mantener cauces de diálogo con Moscú.

En concreto Zeman subrayó la necesidad de emprender proyectos de colaboración, como intercambios estudiantiles, políticos y empresariales, con Rusia, como forma de cambiar la postura de algunos altos representantes rusos. En todo caso Chequia respeta la decisión de los países bálticos, Polonia y Rumanía de tener soldados de la Alianza en su territorio, y de hecho a partir del año que viene el país contribuirá con 150 efectivos a los ejercicios militares del Grupo de Visegrád en las repúblicas bálticas.

Petr Pavel, foto: Ministerio de Defensa
De forma parecida, Praga apoya el acercamiento entre Georgia y la OTAN, que podría llevar al ingreso de este país caucásico, considerado dentro del área de influencia rusa, a la Alianza. Así se expresó el general checo Petr Pavel, presidente del Consejo Militar de la OTAN.

“Georgia se acerca muchos a los criterios de ingreso, y eso es algo que se ha remarcado muchas veces durante la cumbre. Creo que el nivel de colaboración entre Georgia y la Alianza sigue creciendo”.

Más presencia en Afganistán

La postura de la OTAN es ambivalente hacia Rusia. Por un lado la acusa de apoyar a las milicias independentistas del este de Ucrania y la considera una amenaza, y de hecho se dispondrán hasta 4.000 soldados en las fronteras entre este país y la Unión Europea. Pero por otro lado se cuenta con Moscú como socio para otras cuestiones y se apuesta por una política de no aislamiento.

Martin Stropnický, foto: Filip Jandourek, ČRo
La Alianza se muestra mucho más determinada en su lucha contra el terrorismo islamista. Se pondrán a disposición en la lucha contra el Estado Islámico los aviones-radar AWACS y comenzará una operación en el Mediterráneo que con el nombre de Sea Guardian contribuirá a la seguridad en la zona, decisión aplaudida por el presidente checo, que desde hacía tiempo clamaba por estas medidas. Se prolongará además la presencia de la OTAN en Afganistán. La República Checa mostró su voluntad de seguir aportando medios en la lucha contra los talibanes, afirmó el ministro de Defensa, Martin Stropnický.

“Vamos a seguir protegiendo Bagram y continuaremos en el aeropuerto de Kabul, donde participaremos en las unidades sanitarias en el hospital de campo y además entrenaremos a los pilotos de helicóptero afganos”.

De acuerdo con Stropnický, la cumbre se desarrolló según lo previsto y sin sorpresas, lo que consideró una buena noticia para la seguridad mundial.