Chequia seguirá protegiendo el espacio aéreo del Báltico

Algirdas Butkevicius y Bohuslav Sobotka, foto: ČTK

La República Checa seguirá participando en la protección del espacio aéreo de los Países Bálticos. Así lo subrayó el primer ministro checo, Bohuslav Sobotka, tras reunirse en Praga con su homólogo lituano, Algirdas Butkevicius, de cara a la cumbre de la OTAN en julio en Varsovia.

Algirdas Butkevicius y Bohuslav Sobotka, foto: ČTK
La Alianza del Atlántico debería demostrar la unidad y solidaridad reforzando su presencia en el este de Europa. En ello coincidieron los jefes de Gobierno de la República Checa y de Lituania en su sesión efectuada este martes en Praga.

Chequia ha participado repetidamente en las respectivas rotaciones relacionadas con la protección del espacio aéreo del Báltico y se propone seguir activa en este campo, reiteró el primer ministro checo, Bohuslav Sobotka.

“Es obvio que uno de los pasos más importantes es el reforzamiento de la presencia de la Alianza del Atlántico en el este de Europa. Es una reacción a lo sucedido en Ucrania y a la consecuente solicitud de los Países Bálticos de recibir más apoyo por parte de la OTAN”, subrayó Sobotka.

Países Bálticos preocupados por la política militar rusa

Algirdas Butkevicius y Bohuslav Sobotka, foto: ČTK
Lituania, Letonia y Estonia se mostraron preocupados en repetidas ocasiones por las actividades militares rusas y pidieron una presencia permanente de la OTAN en su territorio. Su solicitud será uno de los temas centrales de la cumbre de la Alianza que se efectuará del 8 al 9 de julio en Varsovia, Polonia.

Dicho tema es debatido este miércoles también por los ministros de Defensa de los países del Grupo de Visegrád, integrado por Chequia, Polonia, Hungría y Eslovaquia. El ministro de Defensa checo, Martin Stropnický, había adelantado que el V4 podría enviar a los Países Bálticos una unidad militar común.

Mientras tanto, pilotos checos, con aviones L-159, participan actualmente en el entrenamiento ‘Baltic Eye’ en Lituania.

L-159, foto: ČT24
Sobotka y Butkevicius deliberaron, entre otros temas, también sobre las relaciones económicas bilaterales, principalmente con respecto al sector energético y de ingeniería de tráfico, y la posibilidad del aumento de inversiones checas en Lituania.

El primer ministro lituano visitó, además, el centro láser ELI Beamlines, situado cerca de Praga, ya que Lituania participa, junto a un consorcio europeo-estadounidense, en el desarrollo del láser más potente del mundo.