Varias familias perderán su hogar por la construcción de una represa

r_2100x1400_radio_praha.png

El Gobierno checo aprobó el proyecto de construcción de una represa en el río Opava, en Moravia del Norte, para proteger a la cercana ciudad de Krnov ante las inundaciones. Una tercera parte del pueblo Nové Heřminovy quedará bajo el agua.

Unas treinta familias residentes en el pueblo Nové Heřminovy, en Moravia del Norte, perderán su hogar dentro de pocos años. Un total de 56 casas desaparecerán bajo el agua a causa de la construcción de un dique en el río Opava, que protegerá a la zona ante las inundaciones.

El alcalde de Nové Heřminovy, Radovan Jílka, subrayó que, a pesar de que la resolución oficial del Gobierno fue publicada este lunes, la decisión sobre el futuro del pueblo fue tomada mucho antes.

“Para mí no es ninguna novedad. La semana pasada ya supimos que no había manera de cambiar la postura del Gobierno. Ahora no soy capaz de prever las reacciones de los ciudadanos afectados. Se decidió sobre su futuro sin que ellos pudieran intervenir de ninguna manera en las negociaciones”, sostuvo Jílka.

Los ciudadanos de Nové Heřminovy, así como de otros 50 pueblos de la región, se oponen firmemente al proyecto de construcción de la represa e insisten en defender sus derechos legítimos.

El Gobierno, por su parte, sostiene que los planes para construirla existen desde hace más de 80 años, ya que la zona ha sufrido reiteradas inundaciones. Además, según el proyecto original, todo el pueblo de Nové Heřminovy debía quedar bajo el agua. El ministro de Agricultura, Petr Gandalovič, señaló que han optado por la variante menos dañina.

“La mayor parte del pueblo Nové Heřminovy, incluido su centro, se encuentra en el territorio que no será afectado por la construcción de la represa”, destacó Gandalovič.

La construcción del dique, que costará cerca de 300 millones de euros, será iniciada en 2015. El Gobierno pretende gastar unos ocho millones de euros en indemnizar a las familias afectadas.

Decenas de pueblos y ciudades checos desaparecieron en el pasado víctimas de la construcción de diques. El mayor número sucumbió en los años 50 cuando se creó un sistema de represas en el río Moldava.