Unión Sindical checo-morava - FMI y el BM

r_2100x1400_radio_praha.png

La Unión Sindical Checo-Morava exhortó al Fondo Monetario Internacional y al Banco Mundial a contribuir en cooperación con otras organizaciones internacionales a la elaboración de los principios de la política social. Ambas instituciones deberían incluir en sus programas los compromisos de la ONU de respetar las normas laborales internacionales básicas, se dice en una declaración aprobada por los participantes en la Asamblea extraordinaria de dicha Unión sindical.

La Unión Sindical Checo-Morava exhortó también al Fondo Monetario Internacional y al Banco Mundial a introducir mecanismos de consultas con los sindicatos y otras organizaciones cívicas representativas. Los participantes en la asamblea señalaron los errores que, en su opinión, cometieron en el pasado las dos instituciones financieras internacionales. Entre estas figura, por ejemplo, el apoyo a regímenes no democráticos, así como las liberalizaciones, deregulaciones y privatizaciones exageradas. Blanco de la crítica de los sindicatos fue también la postura del FMI y Banco Mundial respecto al proceso de privatización en la República Checa, que ambas instituciones apoyaron, pero que hoy en día lo critican.

Lo que faltó a los países orientales fueron las normas jurídicas que determinaran las vías de la transformación, dijo el presidente de la Unión Sindical, Richard Falbr, agregando que ya en los inicios del proceso de transformación ambas instituciones financieras hubieran tenido que señalar que aún mayor importancia que las elecciones libres la tiene el estado de derecho. Los que al inicio cometieron errores no los van a pagar, subrayó Richard Falbr, señalando que no hay que extrañarse por lo tanto del descontento entre una gran parte de la población.

El líder sindical dio a conocer que la Unión Sindical Checo-Morava rechaza toda posibilidad de participar en manifestaciones callejeras, y ello pese a las invitaciones de diversas organizaciones. Según Richard Falbr, la realización de la cumbre del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial es necesaria para que se abra espacio para un debate sobre un cambio de la política de ambas entidades financieras. Y Richard Falbr agregó al respecto:

"El que trata de impedirles que deliberen no hace bien. Porque a causa de los violentos disturbios callejeros en Seattle, el diálogo no se efectuó. De este modo quedaron pendientes muchos problemas que precisamente en la sesión de Seattle debían que ser resueltas. Con el uso de la violencia no es posible mantener ningún diálogo, ni tampoco llegar a un acuerdo," destacó el líder de los sindicatos checos, Richard Falbr.