Una alondra sobre un micrófono simboliza la resistencia contra el comunismo

Una alondra sobre un micrófono simboliza la resistencia contra el comunismo, foto: ČT

Un monumento a la opositora checa contra el régimen comunista, Milada Horáková, ejecutada en 1950 por sus convicciones políticas, fue develado en Praga en la víspera de la Jornada de Lucha por la Libertad y la Democracia, que se conmemora el 17 de noviembre. La obra del escultor Josef Faltus se encuentra en la calle Sněmovní, junto a la sede del Parlamento checo.

Milada Horáková, foto: Archivo cinematográfico checo
“Estoy cayendo, estoy cayendo, esta lucha la he perdido, me marcho honrosamente. Amo a este país, amo a este pueblo”… Estas fueron unas de las últimas palabras de la diputada del Partido Socialista checo, Milada Horáková, antes de ser ejecutada el 27 de junio de 1950 por los comunistas, como resultado de un proceso político que nada tuvo que ver con los principios de la justicia.

Un nuevo monumento recuerda a partir de este lunes el heroísmo y la firme postura de la política Milada Horáková. La obra tiene la forma de un banco con un micrófono en el que se encuentra posada una alondra y que se halla instalado sobre una lápida que lleva las últimas palabras de Horáková antes de ser ejecutada. El monumento ha sido develado por su hija, Jana Kánská.

Jana Kánská, foto: Filip Jandourek, Radiodifusión Checa
Como dijo a la Televisión Checa Martin Jan Stránský, director de la Fundación Stránský que impulsó el surgimiento y financió la obra, la alondra simboliza a Milada Horáková, quien envía un mensaje al pueblo checo.

”El monumento es un homenaje a esa política checa y a las demás víctimas del comunismo. A la vez, y eso principalmente, quiere incitar a las personas a que reflexionen sobre la intensidad con la que está arraigado todavía en la sociedad checa el totalitarismo y sus prácticas, e incluso algunas personalidades a las que entregamos nuestros votos y las elegimos para altos cargos políticos y públicos”.

El nuevo monumento a Milada Horáková, del que irradia inocencia y anhelo de libertad, fue escogido por una comisión especializada entre 23 proyectos en total y se decidió instalarlo simbólicamente junto a la sede del Parlamento. Su autor, el escultor Josef Faltus, afirma que este proyecto fue un gran reto para él.

”Para mí fue naturalmente un gran reto, porque a Milada Horáková la aprecio profundamente, su valentía, carácter inquebrantable y su firmeza frente a las presiones de los comunistas. Pasé todo un año pensando en cómo asumir esta tarea e inventando nuevos diseños. Hasta que se me ocurrió utilizar una alondra como símbolo de la libertad y a la vez de Horáková. Creo que este concepto es mucho mejor que hacer una estatua o un busto”.

Josef Faltus, foto: ČT
El monumento, cuyo coste fue de unos 37.000 euros, se encuentra situado en la pequeña Plaza de las Cinco Iglesias, en el Barrio Pequeño de Praga. El autor de la obra incluyó en él las últimas palabras de Horáková antes de ser ejecutada en la penitenciaría de Pankrác, traducidas a otros cuatro idiomas, para que su mensaje llegue a superar las fronteras.

Los historiadores indican que entre 1948 y 1954 los comunistas ejecutaron en Pankrác a unos 214 opositores a su régimen.