Un trabajo sobre el contraste entre España y Perú gana el premio de la Sociedad Iberoamericana Checa

Foto: autor

El asombro de un español recién llegado a Lima y las bondades del municipio andaluz de Benalmádena son los temas premiados en la última edición de los premios de la Sociedad Iberoamericana Checa. El concurso de 2009 destaca por la gran cantidad de trabajos presentados.

Víctor J. Hernández junto a los ganadores. Foto: autor
¿A qué lugar de la Península Ibérica o Iberoamérica viajarías? ¿Por qué? ¿Cómo? Esas son las preguntas que los participantes del concurso de la Sociedad Iberoamericana Checa han tenido que desarrollar en una exposición escrita. Y este año se han lanzado a ello con mayor entusiasmo que nunca. Hasta 34 estudiantes de secundaria checos han participado en los premios, la mayor cantidad de los últimos siete u ocho años, según los organizadores.

Vicente Espeche y Jan Kopecký, foto: autor
La clave de este mayor éxito ha sido la mayor accesibilidad del tema de este año, según nos cuenta el presidente de la asociación, Jan Kopecký.

“Porque eso le da la oportunidad de hablar un poco más libre y no es algo muy específico. Porque hicimos un gran error. A estos estudiantes que son, podemos decir, todavía niños, un año tuvimos un tema muy especial, que fue José Martí. Y la respuesta fue muy mala. A esta edad la gente no es una gran especialista para escribir sobre un escritor, que es conocido, pero a los 15 años es un poco difícil. Queremos abrir un poco la puerta para que más gente pueda entrar por ella”, explicó Kopecký.

El objetivo del concurso es fomentar el interés de los adolescentes checos en Iberoamérica, en palabras de Kopecký, de mostrarles que hay un mundo ahí fuera. El primer premio fue para Martin Bucháček, del instituto Luděk Pik de Pilsen.

Admirador de Vargas Llosa, Martin dedicó su trabajo al encuentro cultural entre Europa y Latinoamérica, como nos cuenta.

“Mi trabajo es la historia de un joven español cuyos antepasados son de Perú, pero él se siente bastante europeo. Quise destacar lo que me parecía interesante, raro, curioso, gracioso, de la vida latinoamericana, de sus costumbres o lugares de interés. Por ejemplo, cuando llegó a Perú, al aeropuerto, el sistema de transporte de Lima, porque en esta ciudad no hay paradas de autobús, no hay estaciones centrales como aquí en la República Checa”, nos contó Martin.

El segundo premio fue para Magdalena Svobodová, del instituto bilingüe Budějovická de Praga. Magdalena rindió un homenaje a un pueblo muy querido, Benalmádena, en el sur de España.

“Lo que más me gusta de Benalmádena es que la gente sabía divertirse, sabía vivir, y toda la gente era tan amable y agradable con nosotros. Así que yo viaje allí para un curso de idiomas. Aprendí muchísimo, así que me encantó”, comentó Magdalena.

En vista de la calidad de los trabajos y de la participación, se entregaron dos terceros premios y 10 menciones de honor. El acto contó con la presencia, entre otros, del embajador de Argentina, Vicente Espeche Gil, y de Venezuela, Víctor Julián Hernández León, quien alabó el potencial intelectual de las jóvenes checas. Y es que de entre los 14 premiados solo dos eran varones.