Un nuevo test checo detecta los anticuerpos que realmente protegen contra el coronavirus

Científicos checos han desarrollado un método único que permite identificar los anticuerpos contra el coronavirus en el organismo. La prueba, que llegará al mercado checo y europeo en septiembre, podría ayudar a resolver la duda de si aplicar la tercera dosis de la vacuna y cuándo hacerlo.

Las pruebas de diagnóstico disponibles en la actualidad revelan la cantidad total de anticuerpos que se crean una vez que entramos en contacto con el coronavirus. No obstante, no son capaces de establecer cuánto tiempo nos vemos protegidos. Para determinarlo, hace falta hacer pruebas adicionales que, debido a su complejidad y alto coste, se realizan solo ocasionalmente.

Ahora, los científicos de dos institutos de la Academia de Ciencias Checa, el Instituto de Biotecnología y el Instituto de Química Orgánica y Bioquímica, han desarrollado un nuevo test que se enfoca solo en un grupo específico de anticuerpos: los que protegen eficientemente contra el coronavirus.

El primer paso en el proceso fue identificar los anticuerpos correctos. Según explica Jiří Moos, encargado en la empresa I&I Prague, que participó en el proyecto, los expertos se vieron sorprendidos al encontrar un solo tipo que cumplía con los requerimientos.

PCR-Tests,  foto: Michaela Danelová,  ČRo

“El proceso empieza con la preparación de la proteína del virus, en este caso la proteína Spike del virus SARS-CoV-2. Con esta proteína se inmunizan ratones. Estos empiezan a generar anticuerpos como si estuvieran contagiados del virus. Logramos aislar doce clones de diferentes anticuerpos que después sometimos a más pruebas. Anticipábamos que la mitad o hasta dos tercios tendrían algún efecto y nos sorprendió que de los doce anticuerpos solo uno contaba con las propiedades necesarias para impedir la infectividad del virus”.

Este único anticuerpo fue capaz de neutralizar no solo el virus SARS-CoV-2, sino también otras variantes conocidas del coronavirus, la alfa, la beta, la gamma y la delta, de acuerdo Jan Weber, jefe del equipo de Virología del Instituto de Química Orgánica y Bioquímica.

El nuevo test checo es capaz de detectar si una persona cuenta con anticuerpos contra el virus y también su cantidad. Es decir, si tiene suficientes para verse protegida.

De acuerdo con Pavel Šácha, otro de los científicos que participaron en el proyecto, el test es fácil de usar, lo puede realizar prácticamente cada laboratorio, y tarda solo una cuantas horas.

Al enfocarse en la proteína Spike, que causa la inmunidad directamente en el virus, el test es adecuado para todos, sin importar si las personas han adquirido los anticuerpos tras contraer el coronavirus o después de recibir la vacuna, dice Moos.

“Los anticuerpos que uno tiene tras pasar por el coronavirus o después de la vacunación deberían ser, al menos en parte, iguales. No obstante, existe todo un espectro, por lo que estamos lejos de poder afirmar que los anticuerpos que no reaccionan ante nuestro test son ineficientes. Porque sí lo pueden ser. Pero podemos declarar lo contrario: con gran probabilidad, los anticuerpos que detectamos con nuestro test son anticuerpos altamente eficientes contra el coronavirus. Para poder defender lo primero no tenemos suficientes datos”.

Foto: Michaela Danelová,  Český rozhlas

El desarrollo del test de diagnóstico empezó hace apenas un año y este mismo mes de septiembre debería aparecer en el mercado. Primero en el checo, después en el europeo y, un poco más tarde, en el resto del mundo.

El proceso ha sido rápido también gracias al refinado sistema de patentes y el respaldo legal con el que cuenta el Instituto de Química Orgánica y Bioquímica. En cierto momento se sumó al proyecto asimismo la empresa checa Immunotech, miembro del grupo estadounidense Beckam Coulter, que transformó el exitoso prototipo científico en un producto comercial que se fabricará en la República Checa.

Entre otros beneficios, el nuevo test podría ayudar a resolver el dilema de si aplicar la tercera dosis de la vacuna contra el coronavirus y cuándo. De acuerdo con estimaciones, uno se ve protegido ante el coronavirus durante los seis meses después de contraerlo o nueve meses después de la vacuna, no obstante, cada cuerpo es diferente y la duración de la inmunidad puede variar.

El nuevo test checo será capaz de determinar, en cuestión de horas, la cantidad de anticuerpos que uno tiene, y en consecuencia, indicar la fecha más oportuna para vacunarse.