Un dulce desquite por la final de la Eurocopa ‘96

Pavel Nedvěd (en el centro) saludando a las gradas. (Foto: ČTK)

Los ex futbolistas checos se vengaron del equipo alemán que les privó del oro europeo hace 19 años en la final de Londres. Este lunes, los veteranos liderados por Pavel Nedvěd golearon a una Alemania dirigida por Lothar Matthäus por 6-3 en el estadio del Slavia de Praga ante unos 15.000 hinchas.

El equipo de Nedvěd y Poborský sorprendió a Europa en 1996

Los subcampeones europeos de Londres tras 19 años. (Foto: ČTK)
En 1996, el equipo integrado por jóvenes poco conocidos en aquel entonces, como Pavel Nedvěd, Karel Poborský, Radek Bejbl y Patrik Berger, dejó boquiabierto al mundo futbolístico al llegar hasta la final de la Eurocopa de Inglaterra.

En la lucha por el oro, los checos incluso abrieron el marcador tras un penal materializado por Berger en el segundo tiempo, pero Oliver Bierhoff luego forzó la prórroga, que él mismo sentenció con un gol de oro.

También en la exhibición de este lunes, los checos se adelantaron en el marcador, pero esta vez no permitieron remontar a los teutones y se impusieron al final por 6-3.

Pavel Nedvěd (en el centro) saludando a las gradas. (Foto: ČTK)
El capitán Pavel Nedvěd disfrutó en el césped, sobre todo, de la combinación con el ex jugador del Manchester United y el Benfica de Lisboa, Karel Poborský, que aprovechó un pase suyo para aumentar la ventaja checa en 4-2 en el segundo tiempo.

“¡Con Karel el juego es tan fácil! No recuerdo cuándo jugamos juntos por última vez, pero él entiende de fútbol, sabe cuándo debe estar en qué lugar. La combinación nos sigue funcionando, a pesar de que ya no entrenamos juntos. ¡Nos sigue saliendo bien, es que éramos buenos!”, dijo entre risas.

El reencuentro de Wembley apoyará a la fundación de ex internacionales

Los Balones de Oro, Lothar Matthäus y Pavel Nedvěd, con el colegiado dirigido por Pavel Královec. (Foto: ČTK)
Uno de los organizadores principales de la contienda, Pavel Kuka, se mostró muy satisfecho una vez terminado el partido tanto por la victoria, como por haber marcado dos goles, pero principalmente porque todos disfrutaron del encuentro.

“La victoria sobre una Alemania, integrada por tales nombres, se aprecia siempre, incluso a esta edad. Solo que ahora ya hay que calentar bien el cuerpo, porque la cincuentena se está acercando y hay que respetarlo, así que no es fácil. Me alegra que todos lo hayamos sobrevivido sanos y que los muchachos lo hayan pasado bien, tanto los nuestros como los alemanes”, destacó.

Gracias a las gradas llenas, el evento logró unos ingresos de más de 18.000 euros, que fueron entregados a la fundación que apoya a los ex internacionales del fútbol.

Karel Poborský celebrando el gol con Luboš Kubík y Pavel Kuka. (Foto: ČTK)
“Tengo un gran respeto hacia todos los hinchas que se han comprado la entrada, porque no estaba barata. Pero espero que los aficionados hayan comprendido que sin su apoyo financiero no hubiéramos sido capaces de organizar este evento. Su contribución fue la parte más importante de nuestro presupuesto para este encuentro. Lo fantástico es que gracias a ello hayamos podido apoyar la fundación de los internacionales”, indicó Pavel Kuka.

En vista del logrado reencuentro del Estadio de Wembley de 1996, Pavel Kuka adelantó que los organizadores se proponen realizar en el futuro en Chequia un mini-campeonato europeo de veteranos en el que participarían seis equipos con jugadores mayores de 35 años.

Autor: Roman Casado
palabra clave:
audio