Tristes recuerdos de Auschwitz de ‘un gemelo de Mengele’

Jiří und Josef Fišer (Foto: Archiv des Verlags ZEĎ)

La historia de un niño judío checo que sobrevivió al campo de concentración nazi de Auschwitz y los experimentos de Josef Mengele es el tema de un nuevo libro presentado esta semana en Praga, en ocasión del 75 aniversario de la liberación de ese campo de exterminio nazi.

Jiří y Josef Fišer, foto:  ZEĎ

Foto: Karel Šanda
Jiří Fischer de 84 años de edad es el último sobreviviente de los ‘gemelos de Mengele’ en la República Checa. En su libro titulado ‘El gemelo de Mengele A-782’, el publicista Pavel Baroch reunió los recuerdos de Fischer sobre su triste infancia, para advertir de lo que fue el Holocausto. Baroch visitó a Fischer en su hogar en la ciudad de Mohelnice, situada en la región morava de Olomouc y, según contó a Radio Praga Internacional, la experiencia vivida por Fischer es algo difícil de entender.

”Él me decía que en el edificio donde los nazis ubicaban en Auschwitz a todos los gemelos traídos al lugar, había no sólo checos, sino niños de media Europa. Provenían de Austria, Hungría y creo que mencionó también a Eslovaquia. No logré averiguar cuántos niños en total venían del Protectorado de Bohemia y Moravia o de la antigua Checoslovaquia, pero supongo que podían haber sido decenas y hasta centenares de niños”.

Jiří Fischer y su hermano gemelo Josef que era una media hora menor, llegaron a Auschwitz en territorio polaco en mayo de 1944, cuando tenían ocho años de edad. Venían del campo de concentración nazi de Terezín, en Bohemia, llamado también campo familiar, donde habían pasado los dos años anteriores.

Josef Mengele, foto: Public Domain
Poco después de bajarse del tren en el campo de exterminio de Auschwitz, la familia Fischer fue separada por los nazis. La madre y la hermana de Jiří y Josef murieron en julio de 1944 en las cámaras de gas locales, y el padre halló su muerte en otro campo de concentración. Los hermanos gemelos se salvaron únicamente por haber sido escogidos por el médico nazi local Josef Mengele, llamado también el ‘Ángel de la Muerte’, para sus sádicos experimentos, sostiene Pavel Baroch.

”El caso de Fišer demuestra cuán fino era entonces el límite entre la vida y la muerte. Tenía la suerte de ser gemelo, porque si no lo hubiera sido, a lo mejor habría terminado en una cámara de gas poco después de haber llegado a Auschwitz. Pero así Jiří y su hermano Josef fueron enviados a la ‘clínica’ del doctor Mengele. Otra suerte que corrieron Jiří y su hermano fue que Mengele no los utilizó para sus experimentos más brutales que terminaban frecuentemente con la muerte de ‘sus pacientes’. Uno de sus experimentos, por ejemplo, perseguía unir más a los gemelos, por lo que cosía sus cuerpos uno al otro. Estos sufrían enormes dolores tras la operación a la que sobrevivían sólo unos días”.

Jiří Fišer, foto: Karel Šanda
Jiří Fišer se explica la suerte de haber sobrevivido por su baja edad, porque para sus peores experimentos el doctor Mengele solía seleccionar a gemelos mayores. Además, Fišer le había contado a Pavel Baroch que cierta vez tenían él y su hermano mucha hambre, por lo que se unieron a un grupo de presos que iban a robar a un depósito de los nazis situado en el campo, donde había también comida. Pero fueron descubiertos por una patrulla nazi y los soldados empezaron a dispararles. Los chicos salvaron sus vidas esta vez por ser de bajo tamaño, ya que todas las balas volaban por encima de sus cabezas.

En el libro ‘El gemelo de Mengele A-782’, siendo el A-782 la identificación con la que los nazis marcaron a Jiří Fischer en su brazo, éste recuerda que Mengele quería que lo llamaran ‘tío’. Pero a pesar de que a algunos niños se los sentaba en sus rodillas y los acariciaba, uno sentía espanto cuando le tocaba.

Mengele les aplicaba inyecciones con virus de enfermedades exóticas a Jiří y Josef y luego analizaba si los cuerpos de los dos reaccionaban de la misma forma al virus. También experimentaba con cambiar el color de sus ojos que era verde-gris al azul, para que respondiera al ideal ‘ario’. El doctor les aplicaba en los ojos diversas tinturas que ardían enormemente, según recordara Jiří Fischer, pero por suerte y a diferencia de otros niños, él y su hermano no quedaron ciegos.

Al ser liberado Auschwitz por el Ejército Rojo en enero de 1945, quedaban con vida unos 80 ‘gemelos de Mengele’, entre ellos Jiří y Josef Fischer. Al regresar del campo de concentración tuvieron que aprender muchas cosas y finalmente pudieron ir a la escuela, cuenta Pavel Baroch.

Foto:  ZEĎ
”Durante la ocupación de Checoslovaquia Jiří y Josef no iban a la escuela. En 1944, con ocho años, fueron enviados al campo nazi de Terezín y luego a Auschwitz. Lo que otros niños aprendían a lo largo de ocho o nueve años, ellos tenían que aprenderlo mucho más rápido. Así, cuando los demás niños estaban de vacaciones, Jiří y Josef tenían que estudiar matemáticas, idioma checo y lectura, esas cosas básicas”.

Josef Fischer falleció en 2011 a la edad de 75 años. Su hermano gemelo Jiří visitó a finales de verano de 2019 en compañía del publicista Pavel Baroch el campo de concentración nazi de Auschwitz-Birkenau, transformado actualmente en un monumento del Holocausto.

Josef Mengele logró huir a finales de la Segunda Guerra Mundial y posteriormente se radicó en Latinoamérica. Se estima que el ‘Ángel de la Muerte’ nazi siguió allí bajo otro nombre con sus experimentos en gemelos. Se supone que, por ejemplo, el misterio de Cândido Godói, en el sur de Brasil, catalogado como el pueblo con más gemelos del mundo, se debe precisamente a experimentos realizados allí por Mengele.

Pavel Baroch y Jiří Fišer, foto: Karel Šanda