¿Se incorporará la República Checa al escudo antimisil?

r_2100x1400_radio_praha.png

La República Checa podría decidir dentro de unas semanas si permitirá o no el establecimiento en su territorio de una base estadounidense de misiles. El tema, publicado por el diario Mladá Fronta Dnes, provoca reacciones entre políticos y la opinión pública.

Washington se empeña en edificar en Europa Central parte de su escudo antimisil. Estudia la posibilidad de construir una base militar en la República Checa, Polonia o Hungría.

La República Checa dispone de varias localidades adecuadas para la construcción de la base. Las investigaciones técnicas culminan y la Casa Blanca espera de la administración checa una respuesta clara. El Congreso estadounidense debatirá sobre la construcción de la base en otoño. En 2007 podría iniciar su construcción.

Sin embargo, la pregunta llega en un momento inoportuno, puesto que en la República Checa todavía no se ha formado el nuevo Gobierno que debería decidir sobre el asunto. Por este motivo fue aplazada dos veces la visita a la República Checa de un grupo de expertos militares de EE.UU., informó el diario Mladá Fronta Dnes.

Mirek Topolánek, líder del Partido Cívico Democrático y candidato a primer ministro apoya el eventual desplazamiento de los cohetes y otros sistemas en el territorio checo. "La construcción de la base militar estadounidense fortalecería el prestigio de la República Checa dentro de la OTAN", afirmó Topolánek.

Por su parte, el saliente primer ministro, Jiri Paroubek, mantiene una postura más reservada. Según afirmó, es partidario de la convocatoria de un referéndum sobre el tema. "El desplazamiento de la base militar podría afectar el estado "psíquico" de la nación checa. Se trata de un factor que no se puede que subestimar", dijo Paroubek.

La Casa Blanca todavía no envió a la República Checa una solicitud oficial. Lo haría solo en caso de saber de antemano que recibiría una respuesta positiva.