Se frena en Chequia la fabricación de automóviles

Foto: Škoda Auto

La fabricación de automóviles en la República Checa se redujo interanualmente en un 24.3% durante el último trimestre, produciendo un total de 808 279 vehículos. Sin embargo, algunas empresas del sector tuvieron al menos en septiembre resultados un tanto mejores.

El descenso de la producción se aceleró sobre todo en octubre, con el creciente número de infectados y las nuevas medidas restrictivas contra el coronavirus. Pero en septiembre la empresa automotriz Škoda Auto, por ejemplo, había incrementado su producción en un 2.5%, lo que le permitió reducir el descenso anual al 20.3%. Škoda Auto, la mayor fábrica automovilística del país, produjo desde enero un total de 534 211 coches.

Mientras tanto, la producción en la sucursal checa de la compañía Hyundai descendió un 30.5% a 163 440 coches y la de la fábrica TPCA, el consorcio Toyota, Peugeot, Citröen, se redujo un 31.7% a 110 628 automóviles. En este último caso el descenso se debió, entre otras cuestiones, a una suspensión de la producción por dos semanas por motivos tecnológicos, relacionados con la ampliación del área de producción.

De acuerdo con los economistas, el sector automovilístico en Chequia refleja la situación en el país afectado por la nueva ola de la pandemia de COVID-19. Confían en que el monto de la producción vuelva a subir al reactivarse la demanda de nuevos automóviles en el mercado nacional, así como en el de otros países de la Unión Europea y del resto del mundo.

A pesar de las dificultades actuales por el coronavirus, las empresas automovilísticas en Chequia se empeñan por conservar la producción y el empleo. La Unión de la Industria Automovilística pidió al Gobierno checo  que  hiciera lo posible por impedir el cierre total de la economía, porque ello traería serias dificultades a las empresas industriales así como también a las de otros sectores.