Se estrena filme sobre cómo Nicholas Winton salvó a cientos de niños judios

Nicholas Winton, foto: ČTK

La película ‘La Familia de Nicky’, que reconstruye la hazaña del inglés Nicholas Winton, que salvó a 669 niños judíos en las vísperas de la Segunda Guerra Mundial, fue presentada este jueves en Praga. El propio Winton no dudó en venir a la capital checa a sus 101 años para asistir al estreno.

Nicholas Winton, foto: ČTK
La valentía, el tesón, y por supuesto, el buen corazón de Nicholas Winton sigue despertando admiración, interés y respeto. En los meses previos al desencadenamiento de la Segunda Guerra Mundial vio claro que el futuro para los judíos en la Checoslovaquia ocupada por los nazis pintaba oscuro y preparó el envío de niños por centenares a un lugar seguro. Hasta siete trenes lograron partir desde la estación central de Praga hasta Londres, llevando hasta la libertad y la salvación a 669 niños judíos checoslovacos.

La película ‘La Familia de Nicky’, del director eslovaco Matej Mináč, estrenada este jueves en Praga, cierra una saga de tres capítulos, que reconstruyen los esfuerzos y el gesto de Winton.

Para Mináč, de una historia semejante y una persona como el inglés tenía que quedar un testimonio a su altura.

Matej Mináč, foto: ČTK
“La saga continúa porque Winton sigue entre nosotros y aún tiene cosas que contarnos y comentar lo nuevo que se va descubriendo. Y es fascinante que, este último héroe vivo del tipo de Schindler o Wallenberg, siga en tan buena condición física. Cuando le pregunté si vendría al estreno a Praga yo pensaba que diría que mejor no, pero me dijo: Tú invítame y yo vengo”.

‘La Familia de Nicky’ cuenta con el testimonio de muchos de los niños que partieron en esos trenes pero que permanecieron en el anonimato hasta hace poco. Niños muy afortunados, aunque no lo supieran entonces, ya que otro tren, el octavo que debía haber salido de Praga y que debían ocupar otros 250 menores, no llegó nunca a hacerlo como estaba pensado para septiembre de 1939, al estallar la contienda mundial en Polonia.

De los salvados, hay unos 400 a los que se perdió la pista después de su viaje. Pero siguen apareciendo poco a poco, algunos gracias a las investigaciones realizadas para los documentales de Mináč. De entre los nuevos testimonios recogidos siempre surgen nuevas historias personales que hablan de cómo cambió de forma dramática el destino de millones de personas.

Mináč fue el autor también de las otras dos películas dedicadas a Winton, la premiada con un Emmy ‘Nicholas Winton, La Fuerza de la Humanidad’ y ‘Todos mis Seres Queridos’. El director cree que ha conseguido en su nueva cinta plasmar la emoción de esos momentos trágicos, cuenta.

“Hay una escena que no es ninguna licencia artística, sino que la hemos conocido por uno de los últimos niños salvados encontrados. Su madre dudó hasta el último momento si dejar que se llevaran a su hijo o no y cuando el tren ya estaba andando lo pasó por la ventana. No solo la actriz lloró, sino todos los que estaban cerca y el equipo al completo. Fue como revivir ese momento”.

Dice Winton en su nuevo documental que “cuando algo se quiere de verdad, se consigue” y que “en aquel momento, la gente que quería sacar a los niños del país decía que era imposible”. Pero Nicholas Winton lo hizo, y lo hizo con la naturalidad de quien no se considera un héroe. No volvió a hablar mucho del tema hasta que el caso se empezó a hacer famoso a mediados de la década de los 80. Pero son muchos los que piensan que el reconocimiento a Winton debería haber sido mayor. El vicepresidente del Senado, Přemysl Sobotka, tras la proyección de ‘La Familia de Nicky’, entregó al embajador de Noruega la propuesta de la República Checa para que se conceda a Nicholas Winton el Premio Nobel de la Paz.