Se desploma la construcción de oficinas y edificios corporativos

Importante revés para el sector de la construcción, con el menor número de nuevas oficinas y edificios corporativos en cinco años. Los expertos señalan al COVID como principal responsable.

Al igual que en muchos otros sectores, no corren buenos tiempos para la construcción, donde las últimas cifras hablan de una contracción que se aprecia especialmente en ciertos frentes. Uno de ellos, por ejemplo, sería la cantidad de nuevas oficinas o edificios corporativos construidos en el país. Este 2021 marcó la cifra más baja en los últimos cinco años con respecto a los nuevos metros cuadrados construidos.

Foto: Tomáš Adamec,  Český rozhlas

Traduciéndolo a cifras, mientras que en 2019 fueron construidos 270 000 metros cuadrados de nuevas oficinas en Chequia, este año la cifra apenas alcanza las 90 000, apenas una tercera parte.

Esta realidad se aprecia especialmente en los dos principales centros urbanos y empresariales del país: Praga y Brno. En los últimos tiempos, la tendencia hablaba de un importante número de empresas, tanto locales como internacionales, que se decidían a establecer diferentes filiales en el país atraídos por sus condiciones y un mercado cada vez más pujante. En la capital checa el fenómeno se aprecia con mayor claridad: allí se registraron en torno a 70 000 nuevos metros cuadrados construidos en 2021, mientras que la media hasta entonces era de más del doble, 150 000.

Los expertos señalan a la crisis del COVID como la gran responsable de esta situación. En primer lugar, el teletrabajo ha experimentado un impulso como nunca antes visto, haciendo que muchas compañías ya no precisen las infraestructuras y el espacio del pasado. A esta realidad se unen otros factores como la falta de personal en el sector de la construcción, que finalmente ha terminado por impulsar a gran cantidad de empresas y constructoras a paralizar o reprogramar diversos proyectos en curso.

Foto: Alex Kotljarskyj,  Unsplash,  CC0

Por otro lado, también cabe mencionar cómo las entidades bancarias han adoptado una actitud mucho más cautelosa a la hora de otorgar préstamos destinados a financiar estos proyectos.

El panorama actual no es alentador y los expertos coinciden en ello. A pesar de ello, sí se atreven a afirmar que existen motivos para ser positivos de cara a los próximos años. Aunque no se esperan grandes cambios en las cifras del 2022, que con toda probabilidad no superarán a las de este año, sí se espera un cierto repunte de cara al 2023, para cuando varios proyectos terminarán de cristalizar.