Se cumplen 130 años del nacimiento de Jan Zrzavý, representante del modernismo simbolista checo

Jan Zrzavý, foto: Jaroslav Krejčí, CC BY-SA 4.0

Jan Zrzavý uno de los artistas checos más importantes del siglo XX, pintor e ilustrador, representante del modernismo simbolista, nació hace 130 aňos. La mayor parte de su obra se encuentra en Praga y en la ciudad de Telč, aunque algunos de sus cuadros los poseen museos y coleccionistas privados.

Jan Zrzavý,  'Mládí'  (Jaro),  1924,  foto: Galerie výtvarného umění v Ostravě

Jan Zrzavý, cuya obra es altamente apreciada en todo el mundo, nació el 5 de noviembre de 1890 en la localidad de Okrouhlice, en la Meseta Checo-Morava. No obstante, prefería Krucemburk, el pueblo natal de su padre en la misma región, según reveló en una entrevista concedida a la Radio Checoslovaca en noviembre de 1960, en la que habló de los lugares en los que buscaba inspiración.

”Mi obra está vinculada a esos dos pueblos, especialmente en los últimos tiempos. En mi último cuadro reflejé el ambiente en Okrouhlice, pero antes dibujé Krucemburk, el pueblo natal de mi padre y donde más me gustaba estar que en Okrouhlice, porque allí he vivido los momentos más bellos y felices de mi infancia”.

Jan Zrzavý,  'Spící lodě pod modrým sluncem',  foto: Národní galerie v Praze

Con el pasar de los años, Zrzavý siguió viviendo gran parte de su tiempo en Krucemburk. Los habitantes del pueblo le recuerdan como a un hombre barbudo que llevaba puesto en la cabeza un cómico gorro de lana.

Jan Zrzavý,  foto: Public Domain

En la misma entrevista el pintor sostuvo que las primeras impresiones artísticas que posteriormente lo llevaron a la pintura, las tiene relacionadas también con Krucemburk.

“Mis primeras impresiones artísticas las tengo relacionadas en mis recuerdos con la iglesia de Krucemburk, donde por primera vez escuché música, asistí a representaciones de teatro y pude ver cuadros y esculturas. Y luego también con los libros infantiles, de los que había pocos, pero eran muy bellos. También me gustaban esos dibujos antiguos que solían acompaňar los libros de oraciones. Frecuentemente eran reproducciones de obras de antiguos maestros del Renacimiento italiano”.

Kleopatra II y Kleopatra I,  foto: Barbora Němcová

Jan Zrzavý estudió pintura en el taller del pintor checo František Ženíšek, autor de obras alegóricas que, entre otros lugares decoran los interiores del Teatro  Nacional. Posteriormente Zrzavý ingresó en la Escuela de Artes Aplicadas de Praga, pero los estudios no los terminó. Fue expulsado por asistir poco a clases, ya que prefería pintar en casa. Prosiguió entonces aprendiendo como autodidacta. Le inspiraban sobre todo los pintores de Francia, país al que Zrzavý viajaba con frecuencia hasta el aňo 1939, pero también el arte de otros países, como Italia, Grecia, Egipto. Otro de sus temas predilectos que plasmaba en su obra fue el paisaje de Chequia. Decía que nunca sería capaz de abandonar su país natal por largo tiempo.

Al viajar al extranjero, Zrzavý buscaba inspiración y a la vez desarrollaba su talento artístico. Sus obras son muestras del impresionismo y el simbolismo lírico y tienen un profundo contenido, llevando un mensaje a los demás.

Jan Zrzavý y Bohuslav Martinů,  foto: CBM Polička

Durante la Segunda Guerra Mundial Zrzavý tenía prohibido exhibir su obra en público, porque los nazis consideraban ‘perversos’ sus cuadros. Y la situación no mejoró con la llegada del régimen comunista a finales de los años 40 del siglo XX. Los comunistas calificaron su obra de formal e irrealista. La situación mejoró en los años 60, cuando fue organizada en Praga una gran exposición de Jan Zrzavý, con motivo del 70 cumpleaños del artista. Poco después fue nombrado artista nacional. En aquella época Zrzavý se dedicó también a la ilustración e ilustró un libro de poesías de Jaroslav Seifert, Premio Nobel de Literatura.

Al resumir su obra en la mencionada entrevista concedida en noviembre de 1960 a la Radio Checoslovaca, Jan Zrzavý, dijo que no le compete a él evaluar su trabajo. Aňadió que confiaba, no obstante, en haber conseguido abrir con sus cuadros la puerta al mundo de la belleza.

Jan Zrzavý,  'Údolí smutku',  1908-09,  foto: Národní galerie v Praze

“Lo único que puedo decir es que siempre he trabajado con gran dedicación y honradez, porque no lo podría hacer de otra forma. Y que estoy convencido que he hecho arte, aunque su aporte no lo puedo evaluar. No obstante, hice lo que pude y si he logrado que mis cuadros abrieran antre las personas una puerta hacia el imperio de la belleza, que abarca también la alegría, entonces no he trabajado en vano”.

El pintor e ilustrador checo, Jan Zrzavý falleció en octubre de 1977 en Praga a los 87 aňos de edad. De acuerdo a su deseo, fue sepultado en un lugar bajo la torre de la iglesia de Krucemburk, desde donde hay una buena vista al reloj situado en el campanario.

palabra clave:
audio