Rusalka regresa un siglo después al mayor escenario de España

Rusalka, foto: Centro Checo en Madrid

La célebre ópera 'Rusalka' del compositor checo Antonín Dvořák retorna después de casi un siglo al Teatro Real de Madrid con una interpretación insólita. 

Desde su estreno en 1901, la conmovedora historia de la ninfa acuática Rusalka, que desea convertirse en un ser humano para conseguir el amor de un príncipe, se ha ganado al público en todo el mundo y se ha convertido en una de las óperas checas más interpretadas.

Stanislav Škoda, foto: Dominika Bernáthová

La obra referente de Antonín Dvořák, con libreto de Jaroslav Kvapil, se pudo disfrutar en la mayor escena teatral de España por última vez en 1924. Mantener en la programación el regreso de esta joya operística checa en plena pandemia representó para el Teatro Real un gran reto, comentó para Radio Praga Internacional el director del Centro Checo de Madrid, Stanislav Škoda.

“Tuvieron que mantener muchas restricciones higiénicas, una asistencia máxima del 66% del aforo total y montaron unos aparatos ultravioletas que limpian completamente el aire después de cada función. Me alegro mucho de que el Teatro Real no se diera por vencido y que presentara esta maravillosa ópera al público madrileño”.

Una Rusalka coja y socialmente excluida

Rusalka, foto: Centro Checo en Madrid

Tal y como se estimaba, el montaje dirigido por el director alemán Christof Loy se salió de la línea tradicional; recreando la historia de Rusalka en unos bastidores lejanos de los lagos y bosques originales, comenta el director del Centro Checo en Madrid.

“Rusalka es una bailarina coja que vive en un antiguo teatro monumental y quiere entrar en la comunidad artística. Por eso pide a la Bruja (Ježibaba) que le ayude. En la ópera está presente el aspecto de la exclusión social. Es un concepto muy original, muchos críticos lo ponen en duda, pero así se presentan las óperas en el mundo de hoy”.

De hecho, la producción, con un reparto internacional y la dirección musical del británico Ivor Bolton, ha cosechado críticas positivas en los diarios españoles. El estreno de la obra, coproducida con el Liceu de Barcelona, el Palau de les Arts de Valencia y las óperas de Dresde y Bolonia, no se lo perdieron importantes personajes de la vida cultural y política, prosigue Škoda.

Ivan Jančárek, foto: Enrique Molina

“Acudieron el Premio Nobel Mario Vargas Llosa y el presidente del Partido Popular, Pablo Casado, entre otras personalidades de la vida cultural y política española. Asistió asimismo el embajador de la República Checa, Ivan Jančárek”.

El hecho de mantener en la función española los nombres checos de los personajes representa otro hecho insólito, apunta Škoda.

“Un poco se pierde el sentido, el público español puede estar confundido. La Bruja es Ježibaba, el ondino se llama Vodník y la Princesa Extranjera se llama Cizí kněžna”.

La ópera Rusalka se está representando en el Teatro Real de Madrid en un total de diez funciones hasta el 27 de noviembre. El director artístico de la función madrileña de Rusalka, Joan Matabosch, informó al Centro Checo de Madrid sobre la puesta en escena de esta obra hace año y medio. Desde entonces, la representación cultural de la República Checa en España inició la preparación de un extenso programa de acompañamiento que incluye conciertos, conferencias y una exhibición dedicada al compositor Antonín Dvořák.

Actividades paralelas postergadas para 2021

Debido a las restricciones por la pandemia, el Centro Checo de Madrid tuvo que posponer al 2021 la mayoría de sus actividades programadas, como explica Stanislav Škoda.

“Está la exposición dedicada a Dvořák, de la mano de la artista checa Renata Fučíková, que publicó un libro de ilustraciones para el público joven. La exposición está basada en este libro. Queremos realizar también un concierto especial de música orquestal de Antonín Dvořák con solistas checos y la Orquesta Sinfónica de Chamartín en el Auditorio Nacional”.

Pese a las limitaciones de la vida cultural, el Centro Checo de Madrid no tira la toalla y sigue organizando eventos de forma virtual. Recientemente se inauguró en la Casa del Lector de Madrid la exposición del pintor e ilustrador checo Miroslav Šašek. A través de 80 ilustraciones, se muestra el particular mundo de este artista, que destacó por la creación de una serie de 18 guías turísticas ilustradas para niños por varios países del mundo.

Rusalka, foto: Centro Checo en Madrid