Resumen de la Prensa Checa

Josef Urválek, Ludmila Brozová-Polednová, Juraj Vieska y Jirí Kepák (Foto: Lidové noviny, 31.7.2007)
0:00
/
0:00

Ludmila Brozová-Polednová, fiscal de uno de los mayores procesos políticos en la antigua Checoslovaquia, será juzgada. En el proceso fue condenada a la pena capital la doctora Milada Horáková y otros tres presos políticos.

Ludmila Brozová-Polednová, fiscal de uno de los mayores procesos políticos en la antigua Checoslovaquia, será juzgada. En el proceso fue condenada a la pena capital la doctora Milada Horáková y otros tres presos políticos.

Ludmila Brozová-Polednová de 80 años de edad podría ser condenada a diez o 15 años de prisión. Es uno de los últimos dos testigos de lo sucedido en el año 1950. Según confirman los historiadores, fue elegida por el régimen para escenificar el proceso, aceptó su papel y lo representó con entusiasmo, comenta Lidové Noviny.

Aumentan los precios de los alimentos, informa el diario Hospodárské Noviny. En el futuro cercano esto sucederá en Alemania y en Inglaterra, pero las nuevas tendencias podrían afectar la economía y los precios en toda Europa. Una de las causas principales podría ser la producción de combustible de biomasa.

En la República Checa no se espera un crecimiento de precios muy abrupto, ya que las cadenas de supermercados tradicionalmente obligan a los proveedores a suministrar alimentos por precios mínimos, comenta Hospodárské Noviny.

Un soldado checo fue herido en el sur de Afganistán, informa el diario Právo. El soldado de 35 años fue operado en el hospital de campo británico. Se trata del primer soldado checo herido en combate durante una operación de las fuerzas multinacionales.

Jan Tríska
Jan Tríska, famoso actor checo, fue sondeado en 1972 por la Policía de Estado como posible espía del ex presidente Václav Havel, en aquella época disidente. Tríska se encontró con un oficial de la organización tres veces, pero al final no aceptó la colaboración, matiza Mladá Fronta Dnes.

El rotativo ofrece una entrevista con el actor, quien abandonó el país cinco años después de los intentos de enlistarlo entre los confidentes de la policía secreta. Según el testimonio de Tríska, Havel supo de sus conversaciones con la policía, pero en aquel entonces era algo normal y no le sorprendió.

Uno de cada diez conductores checos escapan del lugar del accidente antes de que llegue la policía. El periódico Právo comenta el último caso sucedido el pasado domingo. Un conductor ebrio y con prohibición de manejar un vehículo hasta el año 2010, escapó después de atropellar a un niño de nueve años.

El menor fue trasportado al hospital por su padre y deberá permanecer internado tres semanas a causa de las heridas que recibió. El conductor puede ser condenado a tres años de prisión. Cada año mueren casi 30 personas en accidentes de los cuales el conductor huye. Además, decenas de persona resultan heridas.