Resumen de la Prensa Checa

Jan Fischer, foto: ČTK
0:00
/
0:00

La prensa checa comenta este martes el establecimiento de relaciones diplomáticas entre Chequia y Liechtenstein, la brusca caída del sector industrial del país y pronostica el pronto regreso de Tomáš Rosický a la selección de fútbol.

La República Checa entablará relaciones diplomáticas con el Principado de Liechtenstein, el único país que rechazó reconocer la independencia de este Estado, después de la separación de Checoslovaquia en 1993, indica Lidové Noviny.

La confiscación de los bienes de la familia Liechtenstein en base a los Decretos de Beneš motivó la discordia entre ambos países. En concordancia con dichos documentos, las minorías alemana y húngara, así como los colaboradores del Tercer Reich, fueron expropiados y expulsados de las zonas fronterizas del país tras el fin de la Segunda Guerra Mundial.

Jan Fischer, foto: ČTK
Lichtenstein argumentaba que los Decretos de Beneš no debían afectar a los ciudadanos del Principado, pero no ha condicionado el establecimiento de las relaciones diplomáticas bilaterales con ningún requisito material, destacó el primer ministro checo, Jan Fischer, en Lidové Noviny.

La producción industrial checa prosigue su caída al abismo, escribe Právo. En mayo se hundió un 22 por ciento en comparación con el año anterior.

El sector industrial volvió al nivel en el que se encontraba a principios de 2005 y los avances de los últimos cuatro años se han esfumado, indica el periódico.

El sector está lejos de estabilizarse y es de esperar que se produzcan otras bruscas caídas de la industria nacional, vaticina Právo.

Tomáš Rosický, foto: ČTK
En general, se trata sólo de un índice más que insinúa que el resultado del Producto Interno Bruto checo del segundo trimestre de este año, que se dará a conocer pronto, alcanzará una cifra fatal, agrega el diario.

Por su parte, el diario Sport trae una buena noticia para la afición de fútbol del país.

Tomáš Rosický, capitán de la selección nacional de fútbol, que estuvo un año y medio de baja por lesión, hace una semana volvió a incorporarse plenamente a los entrenamientos del Arsenal.

“No me duele nada y estoy en mejores condiciones físicas que cuando llegué a este club”, resaltó el centrocampista checo.

Rosický se perderá todavía el amistoso del combinado checo contra Bélgica el 12 de agosto, pero todo indica que reforzará la selección en su partido clave de las clasificatorias para el Mundial 2010 que los checos disputarán en septiembre en Eslovaquia.

Tomando en cuenta que hace poco el mejor goleador de la selección, Jan Koller, adelantó que volverá a vestir la camiseta nacional para ayudar a los checos a clasificar para Sudáfrica, con el regreso de Rosický, la potencia del equipo checo aumentará aún mucho más, subraya Sport.