Resumen de la Prensa Checa

0:00
/
0:00

La campaña electoral de los cívico-demócratas, la calidad de los sándwiches vendidos en las gasolineras y las tensiones entre los pilotos y la dirección de las Aerolíneas Checas son algunos de los temas que aparecen en la prensa checa de este viernes.

El Partido Cívico Democrático centra su campaña electoral en las familias con niños pequeños. Después de proponer cambios radicales en subsidios por maternidad viene con otra oferta atractiva, escribe Lidové Noviny.

Hasta 80 euros mensuales podrían recibir del Estado los padres que estén obligados a aprovechar los servicios de un parvulario privado o una niñera porque su hijo no ha sido aceptado en un centro público. Eso sí, siempre y cuando los cívico-demócratas ganen las elecciones parlamentarias de octubre.

El vicepresidente de la formación, Petr Nečas, insiste en que el proyecto no afectará mucho el presupuesto estatal, ya que concernirá a un número limitado de familias, unas 15.000 al año, según cálculos de Nečas.

Los cívico-demócratas argumentan, además, que el dinero invertido en estos subsidios regresará al Estado en forma de impuestos pagados por los padres que, una vez adoptada la medida, volverán a trabajar con mayor prontitud, indica Lidové Noviny.

Mladá Fronta Dnes realizó una prueba de calidad de los sándwiches vendidos en las gasolineras y las estaciones de trenes y autobuses del país. Los resultados no son nada optimistas.

De las 15 muestras estudiadas, nueve contenían bacterias peligrosas. Dos incluso llevaban gérmenes de la listeriosis, que en organismos debilitados puede causar graves problemas de salud y, en casos extremos, hasta muerte.

Los resultados de la prueba demuestran falta de higiene durante el proceso de preparación de los sándwiches. Otro factor decisivo son las condiciones de almacenamiento, coinciden los expertos en Mladá Fronta Dnes.

Radomír Lašák, foto: ČTK
Los pilotos de las Aerolíneas Checas amenazan con huelga, anuncia en portada el diario Hospodářské Noviny. Es una respuesta a las recientes declaraciones del jefe de la compañía, Radomír Lašák.

Lašák, que afronta duras críticas por parte de los pilotos, ofreció su renuncia a cambio de que se reduzcan considerablemente los sueldos de los empleados de la compañía.

Aerolíneas Checas ha acusado en el primer semestre de este año pérdidas por unos 79 millones de euros y por primera vez en la historia se encuentra en números rojos.

Los problemas económicos y las tensiones internas no favorecen nada la imagen de la empresa, que dentro de un mes debería ser privatizada y que sigue sin tener comprador, opina Hospodářské Noviny.

Právo recalca los méritos de los militares checos que protegían a los ciudadanos de la provincia afgana de Kandahar durante las elecciones presidenciales celebradas el pasado 20 de agosto.

“Nuestros soldados se enfrentaron en varias ocasiones a los talibanes”, afirmó Milan Kovanda, jefe del grupo especial que opera en esa zona. Ningún checo resultó herido durante las operaciones, indica Právo.