Presidente de Aerolíneas Checas ofrece su cargo a cambio de reducir el sueldo a los pilotos

El presidente de Aerolíneas Checas, Radomír Lašák, prometió dejar el cargo a cambio de que sea aceptado su plan de salvamento de la compañía recortando el sueldo a sus empleados. Los pilotos serían los más afectados.

Radomír Lašák, foto: ČTK
“Cuando la propuesta de reducir el sueldo a los pilotos de Aerolíneas Checas haya sido firmada por los representantes sindicales,nosotros, el Consejo de Dirección, no tardaremos ni un minuto en levantarnos y marcharnos de la compañía”. Así habló Radomír Lašák en la rueda de prensa del miércoles. Su inesperada propuesta responde a la petición de la Asociación de Pilotos de que dimitiera todo el equipo directivo de la compañía al conocerse en los últimos días las pérdidas de 70 millones de euros y un balance negativo de 28 millones de euros del capital social de las aerolíneas. Pero puede que su hasta ahora deseada marcha, no sea tan fácil de digerir para los pilotos, dadas las condiciones que les plantea. Un 30 por ciento de su sueldo sería el coste para los pilotos, y un 15 por ciento para el resto de empleados de las aerolíneas.

El ministro de Finanzas, Eduard Janota, apoya el plan, que considera la única solución posible ante la complicada situación de la compañía.

“La propuesta para solucionar la crisis es la clásica en este tipo de situaciones: disminuir los gastos. Sin recortes es imposible salvar la empresa. Les garantizo que cualquier empresa privada tomaría la misma decisión”.

La Asociación de Pilotos se ha mostrado cauta ante la propuesta, a la que aún no ha respondido. Radomír Lašák cree que el plan es positivo porque permitiría salvar la situación con menos despidos de los anunciados con anterioridad, calculados en más de 800. El presidente de Aerolíneas Checas defendió su gestión.

“¿Saben una cosa? Los consejos de dirección cuando hablan de números no se basan en sensaciones o presentimientos. Con las cifras en la mano, les puedo demostrar, que el Consejo de Dirección de Aerolíneas Checas no ha cometido ningún error.”

A un mes de la privatización de la que ha sido durante 85 años la compañía aérea nacional, solo queda un interesado en su adquisición, el consorcio Unimex Group – Travel Service. Desde las aerolíneas opinan que la crisis que atraviesan no tiene porque afectar al proceso, ya que el negocio es suficientemente sólido.