República Checa goleó a Corea del Sur 5:0

r_2100x1400_radio_praha.png

La selección checa se fútbol derrotó este miércoles por un contundente 5:0 a Corea del Sur, en un preparativo de cara a su próximo encuentro por las eliminatorias para el Mundial de Japón y Corea del 2002, en el que enfrentará al combinado de Islandia en Reikiavik.

Los checos iniciaron el encuentro de manera bien activa. Ya en el minuto 2, un tiro de esquina ejecutado por Pavel Nedved fue conectado por Jan Koller, enviando el balón por encima del travesaño. Ptrik Berger protagonizaría ocho minutos más tarde una jugada bien similar. Corea tuvo su primera oportunidad de convertir recién en el minuto 11, que para esas alturas habían logrado nivelar el juego y teniendo el dominio de la pelota en varios pasajes del partido.

Pero los checos siempre estuvieron más cerca de abrir la cuenta. Transcurrían los 22 minutos y Berger tuvo una de las oportunidades más claras de gol, sin embargo, una atajada magistral del guardametas Lee se encargo de amagar el tanto. Cambiando un poco la tónica del partido, en el minuto 26 los coreanos se acercaron con peligro al arco checo, luego de una bella serie de jugadas individuales que finalizó con un tiro "lleno de malicia" de Hwang; para fortuna de la selección checa, Srnicek se encontraba bien ubicado en el arco.

Cuando todo hacía suponer que los equipos se irían "en blanco" a los camerinos, se produjo una gran jugada. Primero Koller lanzó al arco y Lee con dificultad logró desviar la pelota al tiro de esquina: desde ahí Nedved envió un certero pase a Baros y este colocó las cosas 1:0.

Poco después de iniciarse el segundo tiempo ambos equipos tuvieron el segundo gol del partido. No obstante, en el minuto 65 el entrenador nacional, Jozef Chovanec, cambió a Baranek por el astro de la Bundesliga, Tomas Rosicky, quien a sólo treinta segundos de su inclusión, con ayuda de Nedved, convirtió el segundo tanto. A partir de este momento los coreanos comenzaron a perder motivación y el partido se transformó por momentos en un mero trámite. Bastaron nueve minutos para que Lokvenc aumentara el marcador a 3:0, cuenta que Roman Tyce se encargó de elevar faltando 14 minutos para el término del partido, que quedó sellado porco después con un bello quinto gol, anotado de penal, nuevamente por Tyce.