República Checa ayudará a la oposición bielorrusa

Minsk en la actualidad (Foto: CTK)

La República Checa se dispone a respaldar a la oposición bielorrusa, que no acepta la victoria electoral del presidente Lukashenko. La diplomacia checa ha logrado imponer un castigo al régimen dictatorial bielorruso.

El reelegido presidente de Bielorrusia, Aleksander Lukashenko (Foto: CTK)
El reelegido presidente de Bielorrusia, Aleksander Lukashenko, reprimió las protestas de una oposición al ordenar una intervención policial que dispersó brutalmente la manifestación de 7000 personas en Minsk, la capital bielorrusa. A las críticas internacionales se sumó la República Checa.

"El primer ministro checo, Jirí Paroubek, reprueba categóricamente las repetidas intervenciones de la policía bielorrusa contra las manifestaciones pacíficas en la capital de Minsk. La violencia brutal empleada contra los manifestantes testimonia el miedo que tiene el régimen de Lukashenko a la democracia y la tolerancia," declaró la portavoz del Gobierno checo, Lucie Orgoníková.

La República Checa se propone ayudar a todos los ciudadanos bielorrusos perseguidos. Como dijo el senador Jirí Zlatuska, la República Checa no debería dudar en otorgar subvenciones a los estudiantes de Bielorrusia, que hayan sido expulsados de la escuela por su opinión política.

Minsk en la actualidad (Foto: CTK)
"El primer ministro Paroubek también sigue con atención el estado de salud de las personas heridas en la intervención de la policía. Siempre y cuando sea eficiente y posible, la República Checa está dispuesta a prestarles la atención médica," agregó la portavoz del Gobierno checo, Lucie Orgoníková.

La Unión Europea está lejos de aprobar las medidas brutales del régimen autoritario bielorruso y ha decidido sancionarlo. En Bruselas, en gran medida participaron en las negociaciones los diplomáticos checos.

"Los cancilleres comunitarios han llegado al acuerdo de que el presidente bielorruso Lukashenko no obtendrá el visado de entrada al territorio de la Unión Europea," explicó el ministro de AA.EE. checo, Cyril Svoboda.

Los países comunitarios además quieren congelar las cuentas corrientes que tiene Lukashenko en el exterior.