El Gobierno checo aprueba ayudas para los manifestantes de Bielorrusia

Foto: ČTK / AP Photo / Dmitri Lovetsky

El Gobierno checo ha aprobado la creación de unas ayudas especiales para apoyar a los medios independientes de Bielorrusia y a los protestantes que se manifestaron en contra del régimen de Lukashenko.

Foto: ČTK / AP Photo / Sergei Grits

El Gobierno checo sigue de cerca la situación política de Bielorrusia, donde las protestas continúan en contra del régimen de Lukashenko. Mientras que desde Praga se considera que el país debería poder determinar su propio futuro y hace llamamientos al resto de países, las imágenes que llegan desde la capital Minsk son cada vez más similares a las protestas checas por la democracia en 1989.

El ministro de Relaciones Exteriores, Tomáš Petříček, manifestó en una rueda de prensa la intención de proporcionar una ayuda de cerca de 380 000 euros a las víctimas de los ataques policiales en las protestas, además de ayudar a los medios de comunicación independientes de Bielorrusia.

Tomáš Petříček, foto: Archivo del Ministerio de Relaciones Exteriores

“Nuestra prioridad ahora es ayudar a los medios independientes y ofrecer asistencia legal a las personas que han perdido su trabajo porque expusieron la corrupción de las elecciones presidenciales. Ayudaremos a los periodistas que están siendo perseguidos por el régimen y proporcionaremos apoyo psicológico a las personas que fueron arrestadas y sometidas a tortura”.

Los fondos se distribuirán en cooperación con las organizaciones locales ciudadanas, a través de la embajada checa en Bielorrusia.

El ministro de Relaciones Exteriores señala la importancia de proveer la ayuda directamente a los que más lo necesitan, a las iniciativas y a las organizaciones ciudadanas, sin que tenga que pasar por manos de las autoridades locales.

Aleksandr Lukashenko, foto: ČTK / AP Photo / Sergei Shelega

En una entrevista para la Radio Checa, Petříček afirmó que la Unión Europea debería de momento dejar de enviar fondos al régimen de Lukashenko.

“Estoy convencido de que deberíamos detener el apoyo financiero de la Unión Europea al régimen de Lukashenko. Hay varios proyectos que la UE está financiando en Bielorrusia a través de la iniciativa Asociación Oriental. El gobierno no debería recibir esas ayudas en este momento, ese dinero debería ir a la población bielorrusa”.

El ministro señaló que la República Checa tiene un papel importante en la situación que está atravesando Bielorrusia y que es fundamental intentar ayudar para que sea por fin un país democrático.

“La República Checa siempre ha apoyado el periodismo independiente y a la población civil de Bielorrusia. No es una coincidencia que mucha gente que está siendo perseguida por las autoridades encuentren asilo en nuestro país. Hay miles de ciudadanos bielorrusos viviendo en la República Checa que desean que su país natal sea libre y democrático, un lugar donde la gente pueda decidir su futuro sin sufrir opresiones”.

Foto: ČTK / AP Photo

Petříček confirmó que también ofrecerán asistencia médica para todo aquel que lo necesite, sobre todo para los manifestantes que resultaron heridos graves en las represiones policiales y que no recibieron un tratamiento adecuado en su país.

Además, considera que los checos han tenido experiencias previas similares y señaló para la Radio Checa que el país debería utilizar su poder y conocimientos para establecer un diálogo político en Bielorrusia que desembocase en unas elecciones libres y justas.