Reforma de pensiones: prueba de fuego para la unidad de la coalición gubernamental

El proyecto de la primera parte de la reforma de las pensiones se acerca a su fase final. La votación en la Cámara Baja sobre el borrador está planificada para este miércoles.

Petr Nečas
El Gobierno considera la reforma del sistema de pensiones como una de sus tareas de mayor significado y urgencia. El ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Petr Nečas, recordó este lunes en Praga que la población checa envejece rápidamente, y que los jubilados ya constituyen el 15 por ciento de la población. De no proceder a una transformación radical del sistema de pensiones actual, en un par de años el Estado no dispondrá de recursos suficientes para pagar las jubilaciones.

El ministro Nečas confía en que los diputados de la coalición gubernamental ayudarán a la aprobación del proyecto en la Cámara Baja. En caso opuesto, según Nečas, perdería sentido la futura existencia del Gobierno de coalición.

“La reforma del sistema de pensiones fue uno de los objetivos fundamentales que se trazó la coalición gubernamental actual. Si los diputados de los partidos de esta coalición no ayudan a la aprobación de la primera parte de la reforma en el Parlamento, habría que ver si esta coalición de Gobierno sigue teniendo sentido”, dijo Nečas.

Los cambios en el sistema de pensiones se aplicarían desde el año 2010. Una de las mayores modificaciones es el paulatino incremento de la edad de jubilación, de los actuales 60 a los 65 años, a partir de 2030. Las mujeres con dos y más hijos, podrán jubilarse un poco antes.

El futuro sistema, a diferencia del actual, no considera los años de estudios superiores como años de trabajo, por lo que no los incluye en el período laboral que constituye la base para el futuro pago de la renta de jubilación.

Para tener derecho a la renta, cada ciudadano deberá trabajar y pagar el seguro 35 años como mínimo, mientras que actualmente se requieren 25 años. El Ministro Nečas destacó que el sistema de jubilaciones actual rige desde el año 1964 y que desde entonces mucho ha cambiado. Las personas viven más tiempo y son mucho más activas.

La reforma de las pensiones es criticada por la oposición, así como por los sindicatos. Los sindicalistas expresaron su desacuerdo con los cambios en el sistema de pensiones, así como en los sectores de la Salud, la Educación y otros, a través de una huelga de advertencia, celebrada en la República Checa este martes.