Protestas, protestas y más protestas contra los recortes

odbory_demonstrace.jpg

Maestros, agricultores y jubilados, entre otros, saldrán a las calles para protestar contra el nuevo plan de recortes gubernamentales. Numerosas manifestaciones contra las medidas de ahorro se efectuarán en los próximos días en la República Checa.

El Gabinete de Petr Nečas superó la crisis gubernamental gracias a la aprobación de nuevas medidas ahorrativas para los años 2013 y 2014. El nuevo plan cuenta con mantener el déficit presupuestario por debajo del 3% del PIB. Ello significará una reducción de salarios y de la valorización de las rentas de jubilación.

En reacción a la nueva estrategia del Gobierno, numerosas organizaciones sindicalistas anunciaron que convocarán protestas contra los incesantes recortes presupuestarios.

El ministro de Finanzas, Miroslav Kalousek, foto: ČTK
Recientemente, los maestros decidieron sumarse a las protestas contra la reducción salarial en el sector, según subrayó la vicepresidenta de los Sindicatos Educativos, Markéta Vondráčková.

“Seguimos con tensión las negociaciones acerca del presupuesto para los años 2013 y 2014 que suponen nuevos recortes y despidos en el sector. No estamos de acuerdo en absoluto, ya que cada vez hay más trabajo y menos dinero. La gente está preparada para expresar en voz alta su desacuerdo con la política”.

Por su parte, la Cámara Agraria adelantó que convocará protestas contra la anulación de los apoyos estatales para los combustibles del sector agrícola. Los agricultores señalaron que incluso están dispuestos a bloquear las comunicaciones de la capital checa con vehículos pesados.

Foto: archiv ČRo
También los jubilados checos saldrán por primera vez a las calles para expresar su desacuerdo con la reducción de la valorización de las rentas de jubilación. El Consejo de Jubilados convocó una manifestación para el 30 de mayo.

Debido al nuevo plan de ahorros, varias organizaciones sindicalistas se han declarado en alerta de huelga y la Confederación Sindical Checomorava convocó una manifestación masiva para el 21 de abril en la Plaza Venceslao de Praga.