Diputados rebeldes mantienen acorralado al primer ministro

Petr Nečas y Miroslav Kalousek, foto: ČTK

El Gobierno del primer ministro Petr Nečas sigue acorralado. Un grupo de seis diputados del oficialista Partido Cívico Democrático (ODS) lo mantienen contra las cuerdas. Los legisladores no quieren apoyar el llamado paquete gubernamental de medidas económicas que promueve, entre otras cosas, un aumento de los impuestos.

Petr Nečas y Miroslav Kalousek, foto: ČTK
Durante una de las tantas crisis, protagonizadas por el Gobierno checo en los dos últimos años, el primer ministro Petr Nečas golpeó la mesa y dijo que no temía unas elecciones anticipadas.

En su momento la amenaza dio resultado. No obstante, tras los desastrosos resultados de las recientes elecciones regionales y senatoriales, el primer ministro no tiene con qué meter miedo.

El diputado Petr Tluchoř, quien hace de portavoz del grupo de diputados rebeldes, se mantiene firme en sus exigencias y rechaza el aumento de los impuestos tal y como lo presenta el Gobierno.

“Tengo la esperanza de que la coalición gubernamental pueda presentar todavía una propuesta acorde con los principios reales del Gobierno y del programa del Partido Cívico Democrático, esto quiere decir no subir los impuestos”.

Petr Tluchoř, foto: ČTK
El primer ministro y sus aliados de coalición, el Partido TOP 09, impulsan un aumento del IVA y de los impuestos sobre los beneficios, medida que justifican como una necesidad para reducir el déficit presupuestario tal y como lo exige la Unión Europea.

Los legisladores rebeldes mantienen al Gobierno en jaque. La presión es tal que el ministro de Finanzas, Miroslav Kalousek, pidió a la Cámara Baja que le devolviera la propuesta de presupuesto, presentada esta semana, para modificarla.

La inestabilidad política ha empezado a reflejarse en toda la sociedad. Los empresarios expresaron inquietudes porque, a escasos meses de la llegada del fin del año, no se sabe cuál será el IVA para el 2013.

Foto: Archivo de la Radio Checa
En declaraciones al diario Mladá Fronta Dnes, el primer ministro Petr Nečas asegura que antes de pasar a un estado de agonía, prefiere las elecciones anticipadas.

Unos nuevos comicios representarían el fin, no sólo del Gobierno, sino que también de los diputados rebeldes, no obstante, parece que éstos tienen al menos una movida para continuar la partida.

En el próximo congreso del Partido Cívico Democrático, Tluchoř pedirá la cabeza de Petr Nečas tanto como líder partidista como jefe del Gobierno, pero tratará de llegar a un acuerdo para que la coalición no caiga y el presidente de la República nombre a un nuevo primer ministro para la segunda mitad del mandato gubernamental.

Los comentaristas sostienen que esa es la movida política más probable de Tluchoř, pero que en caso de fallar, la oposición socialdemócrata y los comunistas ganarían un mayor terreno gracias a la mala gestión y las guerras intestinas de la derecha.