Preocupación por el futuro de la Cultura en Chequia

Foto: skeeze, Pixabay / CC0

El sector cultural de la República Checa saluda algunas de las medidas anunciadas por el Gobierno para la paulatina recuperación de la economía. No obstante, la lentitud de los pasos conducentes a la apertura total de las actividades culturales puede acabar con muchas instituciones.

Foto: skeeze, Pixabay / CC0

El ministro de Cultura Lubomír Zaorálek anunció recientemente que el Gobierno había aprobado una ayuda de unos 38 millones de euros para respaldar el sector cultural.

Sin embargo, los libreros han puesto el grito en el cielo. Temen por la existencia de sus librerías, porque las ventas online no cubren los gastos elementales.

El presidente de la Asociación de libreros y editores checos, Martin Vopěnka, dijo que en las condiciones actuales el mercado del libro no puede sobrevivir.

Martin Vopěnka, foto: ČT24
Vopěnka sostuvo a la agencia de noticias ČTK que había muchos puntos de venta de libros en los centros comerciales y que había que esperar mucho tiempo para su apertura, por lo que esperaba una compensación significativa del Estado.

El plan de levantamiento paulatino de restricciones del Gobierno estipula que, dependiendo del aumento de los casos de coronavirus, los museos y galerías podrían abrir el 25 de mayo.

Los teatros checos podrán abrir a partir del 8 de junio, aunque habrá una restricción de los eventos a los que asistan 50 o más personas. En esa fecha deberían abrir palacios y castillos siempre y cuando se respete una serie de medidas de higiene y seguridad.

El ministro de Salud Adam Vojtěch dijo que no creía muy probable la celebración de grandes eventos artísticos con la asistencia de miles de personas este año en la República Checa.

A la espera de instrucciones oficiales se encuentran los organizadores de grandes festivales de verano como, por ejemplo, Votvírák, planeado para mediados de junio o Rock for People, que debería celebrarse el tercer fin de semana de junio.

Entretanto, dueños de varios teatros privados se quejan de que el Ministerio de Cultura no les ha incluido en el paquete de ayuda estatal, lo que ha creado tensión en el sector.