Ministro de Cultura: “La cultura checa está sorprendentemente viva”

Foto ilustrativa: TravelCoffeeBook / Pixabay CC0

El ministro de Cultura, Lubomír Zaorálek, habló este lunes sobre la actualidad del sector, uno de los más castigados por las restricciones por el coronavirus. Una eventual tercera ola resultaría especialmente dura, aseguró.

Lubomír Zaorálek,  foto: Filip Jandourek,  ČRo

Lubomír Zaorálek visitó la Televisión Checa este lunes para hablar de la situación que atraviesan los profesionales dedicados a la cultura y su visión del futuro más próximo.

“La cultura checa está sorprendentemente viva”, dijo para describir el estado actual del sector. Sin embargo, después de tantos meses sin poder llevar sus espectáculos a escena o, por ejemplo, con las salas de cine cerradas, piensa Zaorálek que todavía quedan tiempos muy difíciles.

“Creo que aún estamos a mitad de partido y que aún tendremos que pelear. Pensaba que el otoño iba a ser mejor, pero luego quedó demostrado que el virus no iba tener piedad con nosotros. Creo que lo más duro que nos queda por delante será el año 2021. Si, como se dice, llega una tercera ola, los recursos con los que contamos ahora no serán suficientes y habrá que emplear más para sobrevivir”.

Foto ilustrativa: Ulli Paege,  Pixabay / CC0

El ámbito de la cultura de siempre ha sido especialmente inestable e incierto para una gran parte de sus profesionales. Tampoco la administración está particularmente pendiente de su funcionamiento a menudo y esta crisis del coronavirus lo ha puesto de manifiesto. El propio ministro reconoció que solo ahora empiezan a saber cuánta gente vive de la cultura en la República Checa.

“Es difícil hacer estimaciones. Tenemos muchas, pero en esto no estamos tan avanzados como Alemania, que ya de antes tenía un registro de las personas dedicadas a la cultura. Nosotros no lo teníamos y ha sido con esta crisis que se ha demostrado que nuestros cálculos al respecto estaban equivocados. Pero estamos aprendiendo. Al programa COVID - Cultura 2 se han apuntado 4000 autónomos solicitando ayuda, lo que nos permite hacernos una idea de la cantidad de gente con la que trabajamos”.

Foto: Manu Mohan / FreeImages

Zaorálek fue preguntado este lunes por las declaraciones del antiguo ministro de Salud, Roman Prymula, en las que calificó los eventos culturales como “actividades de tiempo libre”, sin considerar la cantidad de profesionales que viven de ello. Zaorálek valoró el enfoque profesional del actual responsable de Salud, Jan Blatný, y la estrecha colaboración entre los dos ministerios a la hora de elaborar las tablas del sistema contra la epidemia PES. En este se definen las restricciones que acompañan a cada escenario de la epidemia dependiendo del riesgo de contagio. El funcionamiento de museos, cines, teatros o salas de conciertos depende directamente de estas tablas.

El ministro de Cultura defendió que, en base a este sistema, se podrá ir a cenar a un restaurante antes que, por ejemplo, a ver una obra de teatro.

“Cuando se abran los restaurantes lo harán en unas condiciones particulares. No será como antes, habrá un aforo limitado y un régimen específico creado por los epidemiólogos, en el que afirman que el riesgo de contagio no será tan alto. A galerías o museos sí se podrá ir porque son tipos de encuentros parecidos a los de los restaurantes, en los que no se junta mucha gente cerca unos de otros, como sí que pasa en los conciertos. Si se mira al extranjero, se ve que este modelo de desescalada es muy parecido”.

Foto ilustrativa: Pexels Pixabay / CC0

Lubomír Zaorálek considera que no sería razonable abrir salas de teatros y conciertos hasta, al menos, una vez pasadas las Navidades.

Sea lo que sea que tenga que depararnos aún el coronavirus, el ministro de Cultura asegura que tiene acordado con el primer ministro, Andrej Babiš, y con la ministra de Finanzas, Alena Schillerová, más ayudas para el sector en caso de que se siga prolongando este obligado parón de la actividad cultural.

palabra clave:
audio