Policía Anticorrupción inspecciona el Ministerio de Defensa

Foto: CTK

El Ministerio de Defensa checo protagoniza un nuevo escándalo. Detectives de la Policía Anticorrupción inspeccionaron este martes varios edificios de dicha cartera buscando pruebas sobre la manipulación de encargos públicos.

Foto: CTK
La Policía Anticorrupción investiga a unos diez empresarios y empleados de las Administraciones de Cuarteles y Construcción del Ejército checo sospechosos de sobornar, manipular licitaciones y subastas públicas y participar en una conspiración criminal.

"Las actividades delictivas consistieron en la adquisición ilegal de encargos públicos", explicó la portavoz de la Policía Anticorrupción Alena Vokrácková, sin especificar los detalles.

El grupo organizado cambió en los últimos dos o tres años los resultados de las licitaciones públicas a favor de una empresa privada con la que se puso de acuerdo previamente, repartiéndose luego el beneficio entre todos. Las manipulaciones se pudieron referir a la reconstrucción de cuarteles, así como a las compras mediante las cuales el Ejército adquiere en condiciones ventajosas el equipamiento para sus establecimientos.

Los policías hicieron este martes una batida en los departamentos del Ministerio de Defensa en Praga, Brno, Ceské Budejovice y Litomerice, registrando a la vez las sedes de las empresas y los domicilios de los sospechosos.

Vlasta Parkanová (Foto: CTK)
"Lo que pasa no me ha sorprendido absolutamente. No me ha chocado y mucho menos me molesta. Apoyo la operación", sostuvo la ministra de Defensa, Vlasta Parkanová, declarando que la policía militar y una inspección del Ministerio de Defensa colaboraron en el caso con la Policía de la República Checa.

La corrupción en las Administraciones Militares de Cuarteles y Construcción no es el único escándalo en el Ministerio de Defensa investigado por la Policía Anticorrupción. En marzo fueron acusados once ex altos oficiales de haber manipulado la reconstrucción de aeropuertos. En enero del año pasado fue detenido un alto funcionario del Departamento de Infraestructura en el momento en que recibía un soborno de un millón de coronas. Actividades sospechosas acompañaron asimismo la adquisición de carros blindados y de los aviones caza Gripen.