Pintores checos ofrecen en Praga su visión del Niño Jesús

r_2100x1400_radio_praha.png

Cuarenta pintoras y pintores checos, famosos y poco conocidos, unieron sus fuerzas para ayudar a los niños checos a encontrar y reencontrar la imagen concreta del Niño Jesús, símbolo principal de la Navidad checa.

Santa Claus, Papá Noel o los Tres Reyes Magos, entre otros, son los que se ocupan de traerles regalos navideños a los niños en diferentes países del mundo. En la República Checa, el encargado es el Niño Jesús.

Mientras que con las imágenes de los primeros nos topamos por todos lados, la del Niño Jesús permanece oculta, afirma Irena Tyslová, portavoz de la Galería de Praga.

“Es una tradición de nuestro país que la imagen del Niño Jesús más bien la intuyamos y nos imaginemos la forma en que puede distribuir los regalos entre los niños. Porque al Niño Jesús como tal todos lo conocemos del belén, pero ¿cómo un niño tan pequeño puede cargar con todos los regalos?, pregunta Tyslová.

Las posibles respuestas a la pregunta podemos encontrarlas en la exposición titulada ‘Cómo el Niño Jesús reparte los regalos’, que puede verse en estos días en la histórica Casa de la Campana de Piedra, en la Ciudad Vieja de Praga.

El Niño Jesús con las alas de un ángel, el Niño Jesús en trineo, el Niño Jesús como piloto de un avión: diferentes ilustradores checos ofrecen en la exposición su visión de este personaje religioso como distribuidor de los regalos de Navidad.

Casa de la Campana de Piedra (a la izquierda) en la Ciudad Vieja de Praga
El objetivo principal de la actividad, organizada por la Galería de Praga, es rescatar la imagen original del Niño Jesús, perjudicada por la avalancha comercial de Santa Claus, que se vive últimamente en el país, destacó una de las ilustradoras, Vendula Hegerová.

“Agradezco mucho este proyecto. Santa Claus aparece en los supermercados, en la televisión, en los anuncios, y los niños checos poco a poco empiezan a olvidar al Niño Jesús. Y eso es una pena, porque el Niño Jesús tiene cierto encanto, que le falta a Santa Claus”, opina Hegerová.

La exposición supone sólo un primer paso. Dentro de un año, será publicado un libro del mismo nombre que incluirá ilustraciones y cuentos relacionados con el personaje del Niño Jesús y el papel que juega en la Navidad checa.

La forma del libro dependerá completamente de los autores de texto e ilustraciones y de su fantasía, señala Irena Tyslová.

“La exposición es una prueba de que cada uno de los ilustradores tiene su visión personal del Niño Jesús, aunque muchas imágenes tienen características similares. Supongo que será lo mismo con los escritores”, indica Tyslová.

Las ilustraciones del Niño Jesús se expondrán en la Casa de la Campana de Piedra, en Praga, hasta el próximo 4 de enero. La entrada es voluntaria y el dinero que se recoja será enviado a la Fundación Záblesk, que apoya los centros especializados en tratamiento de niños ciegos y sordos.

Todos los visitantes pueden, además, ampliar la exposición con una ilustración propia del Niño Jesús.