Petr Kalandra, precursor de folkrock checo

Petr Kalandra

Petr Kalandra está inscrito en la memoria de los melómanos de este país, sobre todo, como un intermediario importante del mensaje de la música de Bob Dylan y otros representantes del folkrock estadounidenses de los años setenta. El cantante y guitarrista, que tocaba la armónica, falleció en 1995.

Petr Kalandra no alcanzaba buenos resultados en la escuela, la enseñanza no le interesaba, lo único que le apasionaba era la música. El profesor de pintura y miembro del teatro Semafor, Miloslav Simek, pronto descubrió su gran talento y lo invitó a cantar en una de las piezas teatrales de dicho conjunto, arrancando así su carrera musical. Siendo muy joven, Kalandra compareció incluso en la televisión cantando la canción "Quisiera saber tocar el blues".

Desde entonces, el guitarrista empezó a dedicarse plenamente a la música, primero al folk, acompañando a renombrados cantautores del país como, Vlasta Tresnák, Jaroslav Hutka, etc.

En 1968, Petr Kalandra se fue a Túnez, ya que su padre trabajó allí como microbiólogo. Tres años más tarde se trasladó a Estados Unidos y la estadía en América del Norte influyó notablemente en su formación musical. Allí podía seguir de cerca el desarrollo de folkrock, prácticamente desconocido en aquél entonces detrás del Telón de Hierro.

Al volver a Checoslovaquia, en 1973, Kalandra fundó el grupo Marsyas, y junto a Zuzana Michnová y Oskar Petr, empezaron a propagar ese género musical en este país.

Petr Kalandra se convirtió pronto en un músico renombrado. Su guitarra y armónica podemos escucharlas en varios discos grabados por numerosos intérpretes del país a lo largo de los años setenta y ochenta, por ejemplo en los álbumes de Jirí Schelinger, Vladimír Misík y Pavel Bobek, entre otros.

En 1984, el músico de pelo largo y barba abandonó el grupo Marsyas y empezó a tocar con Jan Spálený y Frantisek Havlícek, bajo el nombre A.S.P.M., es decir, Asociación Amateur de Músicos Profesionales.


El cantante era asmático, pero a la vez un fumador apasionado. El tabaco y el alcohol iban poco a poco estropeando su salud quebrantada. A principios de los años noventa, además, Kalandra vivió una crisis personal. En 1992, se divorció de su mujer, con la que se casó en 1975 y con la que tenía dos hijas. Empezó a trabajar como vendedor de instrumentos musicales, y seguía bebiendo, aunque su organismo toleraba cada día peor el alcohol.

A pesar de esta dura época de su vida, Kalandra logró crear la formación Blues Session, con la que grabó dos discos, rindiendo homenaje a sus músicos preferidos, Bob Dylan, J.J. Cale, Neil Young y Tom Waits, entre otros, cantando cover versiones de sus temas en checo. Como por ejemplo, la famosa pieza Like a Rolling Stone, de Dylan.

El guitarrista deseaba grabar un tercer disco con Blues Session, en el que tenía previsto presentarse como autor, pero su delicada salud ya no le dio tiempo para hacerlo. Tras haber estado hospitalizado dos meses, el 7 de septiembre de 1995 sucumbió a una insuficiencia pulmonar y falleció. Tenía 45 años de edad.

"Cuando un día muera, quiero oír cantar a las muchachas y no quiero oír ningún llanto, deseo que sólo una banda de jazz le diga al Señor, quién viene a verle y quién fui yo". Así dice una de las canciones tradicionales, interpretadas por Petr Kalandra, y así lo recuerdan muchos de los aficionados checos a la música.

Autor: Roman Casado
palabra clave:
audio