Olomouc, la ciudad de fuentes, flores y queso aromático

r_2100x1400_radio_praha.png

La ciudad de las fuentes: así podría llamarse la ciudad de Olomouc, situada en Moravia Central, al este del país. La metrópoli morava, que cuenta con numerosos surtidores de estilo barroco, es la segunda zona en el país con mayor número de monumentos protegidos por el Estado.

La ciudad de Olomouc tiene la primacía en cuanto al número de fuentes de estilo barroco en Europa Central.

En dicha urbe se pueden admirar las fuentes de Neptuno, Hércules, Júpiter y los Tritones.

Como insinúan los nombres, muchas de las fuentes fueron inspiradas por las mitologías romana y griega.

Ciudad de Olomouc (Foto: Czech Tourism)
Según dice una leyenda, la ciudad de Olomouc fue fundada por Cayo Julio César, ya que el nombre de Olomouc en latín podría traducirse como el Monte de Julio.

Se dice que el emperador romano visitó la cima donde se encuentra hoy la iglesia de San Miguel, y debido a esa leyenda, los burgueses adinerados decidieron construir en el siglo XVIII en ese lugar una fuente de agua.

De vez en cuando, delante de algunas de las fuentes tienen lugar escenificaciones que explican el origen de las mismas, según indicó la guía Petra Goliásová.

"Por ejemplo, delante de la fuente de César tuvo lugar hace poco una escenificación de un debate mantenido por un comandante y un soldado romano sobre el proyecto secreto de Julio César de fundar la ciudad de Olomouc".

A pesar de contar con un elevado número de fuentes, en Olomouc siguen construyéndose surtidores hasta hoy día.

En 2002, se llevó a cabo la construcción de la fuente de Arión, un tañedor de lira o cítara, considerado el mejor de su tiempo, según la mitología griega.

Capilla de Juan Sarkandr (Foto: Daniel Baránek, Wikimedia Commons, Licence CC 3.0)
Recientemente, surgió la fuente de Agua Viva de San Juan Sarkandr. Está situada en el centro de la ciudad, delante de la capilla consagrada a este santo.

Originalmente estuvo allí una prisión en la que Juan Sarkandr fue torturado a muerte en 1620.

La fontana fue bendecida por el arzobispo Jan Graubner.

"El surtidor situado delante de la capilla de Juan Sarkandr nos hace recordar la fuente de agua que se halla dentro de la cripta, de la que bebía el santo sacerdote, quien en este lugar prestó su testimonio de fe y lealtad pese a ser torturado cruelmente".

La fuente se compone de dos conchas de granito de color azul, verde y naranja. El autor de la escultura es Otmar Oliva, oriundo de Olomouc.

En la cripta de la capilla está instalada una exposición dedicada a San Juan Sarkandr, abierta durante todo el año.


La ciudad de Olomouc es conocida también por la exposición de flores e invernaderos, que es visitada cada año por unas 100 mil personas.

El invernadero mayor, el de las palmas, celebra este año sus 80 años de existencia.

La experta en botánica Nada Krejcí nos mostró una planta que es el orgullo de este jardín.

"Tenemos aquí una flor plantada en el invernadero en el año 1927. En aquél entonces se trató de una planta ya espigada, así que tiene más de 100 años de edad. Se trata de la trepadora Tetrastigma, situada junto a la entrada del invernadero".


"Olomoucké tvaruzky" o sea "syrecky"
Otra de las cosas típicas de la ciudad de Olomouc es el queso aromático "Olomoucké tvaruzky", que suelen ser llamados también "syrecky".

En general, el queso es pequeño, de forma redonda y tiene un fuerte olor.

Hay quienes no soportan el fuerte aroma, diciendo que el queso tiene un mal olor, pero aquellos que están fascinados por su encanto lo elogian, alegando que es una de las comidas checas más deliciosas.

En el siglo XIX, el queso se producía casi en todas las granjas regionales. Hasta que el empresario Antonín Wessels decidió producir el queso al por mayor y 'tvaruzky' se convirtieron en un plato reconocido en todo el país, convirtiéndose incluso en un sinónimo de un fuerte olor.

Cerca de la ciudad de Olomouc se halla hoy día un museo dedicado a este queso, en el que existen máquinas que siguen funcionando.

Una parte del proceso de producción del queso sigue siendo manual hasta hoy día, según nos dijo Karel Hlavácek, del museo local.

"El primer paso, o sea la colocación de las piezas de queso en columnas, es necesario realizarlo manualmente, ya que el queso es característico por la cantidad de grasa que da, capaz de poner fuera de servicio cualquier tipo de máquina".

En el pasado, cada uno de lo productores tenía su propia receta para hacer el queso y éste difería en cuanto a su tamaño, forma, y gusto.

Pero a partir del siglo XIX, los comerciantes de Olomouc influyeron notablemente en la creación de una pauta estándar de la producción del queso que se ha conservado hasta hoy día.

Caso que visiten la ciudad de Olomouc, ¡no olviden probarlo!

10
49.585876470000
17.258010850000
default
49.585876470000
17.258010850000
Autor: Roman Casado
palabra clave:
audio