Nuevos miembros de la UE inician campaña contra los visados a EE.UU

r_2100x1400_radio_praha.png

Los ciudadanos de los nuevos países comunitarios deben poseer un visado para viajar a EE.UU. Esta situación podría cambiar con una campaña que los países interesados realizarán en EE.UU.

Alexander Vondra, foto: CTK
La ayuda de las Organizaciones No Gubernamentales estadounidenses es la mejor carta que disponen los organizadores de la campaña que busca la anulación de los visados para los ciudadanos de los nuevos miembros de la Unión Europea. Los promotores de esta iniciativa son los diplomáticos de los países del Grupo de Visegrado, es decir la República Checa, Eslovaquia, Polonia y Hungría, y además de los países bálticos Letonia, Lituania y Estonia.

El embajador de la República Checa en EE.UU, Petr Kolár sostiene que el problema de los visados es bastante complicado.

La primera dificultad surgió en la parte checa, ya que el canciller Alexander Vondra insinuó un intercambio de favores en relación con la eventual construcción de una base estadounidense en el territorio checo.

"Con respecto a EE.UU, nuestro aliado clave en la OTAN, esperaría que la República Checa recibiera una especie de recompensa, es decir la eliminación de aparentes injusticias en las relaciones bilaterales como es por ejemplo el sistema de visados".

La sugerencia del ministro checo fue rechazada, pero los principales escollos se encuentran en la parte estadounidense. Sus autoridades tienen como prioridad la seguridad del país y cualquier tema se evalúa desde ese punto de vista.

Otro punto que no favorece la anulación de visados para los nuevos miembros comunitarios es la falta de conexión entre la Secretaría de Estado estadounidense y el Departamento de seguridad interna, que gestionan los visados, y los legisladores del Congreso.

Un obstáculo es también el problema de inmigración y el trabajo ilegal, ya que las autoridades estadounidenses argumentan que muchas personas exceden el plazo de vigencia de su visado y se dejan emplear clandestinamente o viven en EE.UU sin permiso.

Y por último, según afirma el embajador Petr Kolár, la obligación de ciudadanos checos y de otros países de tener un visado para entrar en EE.UU es desconocida por los mismos miembros de Congreso. Además los legisladores estadounidenses admiten al mismo tiempo que ese problema debe ser solucionado también según los compromisos mutuos con la Alianza Noratlántica.

La campaña para la anulación de los visados organizada por los diplomáticos de los nuevos países comunitarios, que cuentan con el apoyo de las Organizaciones No Gubernamentales estadounidenses, arrancará en otoño.