“No se vacunará a un 70% de la población en 2021”

Foto: ČTK / Luděk Peřina

Si la vuelta a la normalidad se dará cuando un 70% de la población esté vacunada, a la República Checa le queda más de un año para ello, según el bioquímico Jan Trnka. El consejero del Gobierno Roman Prymula reconoce la necesidad de una campaña que desmienta las noticias falsas contra la vacuna y la necesidad de abrir grandes centros de vacunación.

La República Checa ha empezado 2021 liderando la cantidad de contagios por millón de habitante en el mundo y en la cuarta posición global en muertes con coronavirus.

Foto: ČT

Muchos hospitales se ven en problemas tanto por la cantidad de pacientes con coronavirus como por las bajas de personal sanitario infectado. El caso del hospital de Cheb, en la región de Karlovy Vary, del que hubo que trasladar a seis pacientes a otro hospital al verse saturado, provocó que algunos políticos de la oposición apelaran al Gobierno a solicitar ayuda a países vecinos como Alemania. El primer ministro, Andrej Babiš, ha descartado esa opción porque considera que el sistema sanitario checo tiene aún capacidad para hacer frente a la situación actual.

El consejero del Gobierno, Roman Prymula, declaró este domingo a la Radio Checa que no ve posible un endurecimiento importante de las medidas actuales, y descartó, por ejemplo, una interrupción de la actividad industrial. Pero reconoció que las medidas actuales tendrán que mantenerse por un importante periodo y, sobre todo, que habrá que cumplirlas.

Roman Prymula,  foto: Michaela Danelová,  ČRo

“La fuerza de las medidas con el tiempo disminuye. Cuando empezó a descender la segunda ola, vimos como la movilidad aumentó. Así que habrá que mantener las limitaciones hasta que tengamos cifras de nuevos contagiados por debajo de mil diarios, porque si no, el sistema contra la epidemia PES no dejará de moverse entre los niveles 4 al 5 y eso es una carga enorme para el sistema de salud”.

El bioquímico Jan Trnka, del Centro para el Modelado de Procesos Biológicos y Sociales, también en la Radio Checa, criticó la comunicación que está llevando a cabo al respecto el Gobierno, así como el comportamiento de algunos de sus miembros. Según Trnka, al relativizar en sus declaraciones la gravedad de la situación actual, la población entiende que no es necesario cumplir con las normas establecidas.

Jan Blatný,  foto: archivo de la Oficina del Gobierno Checo

Trnka se refirió en concreto al ministro de Salud, Jan Blatný, cuando justifica los altos índices de nuevos contagios por las pruebas de antígenos gratuitas que se están realizando.

“Para empezar no somos ni de lejos los únicos en el mundo que usamos test de antígenos. Además, este supuesto testeo general de la población no es, ni mucho menos, general. Hay días con que se hacen 20 000 pruebas. Eso, para un país de más de 10 millones de personas no es, ni con mucho, un testeo general. Gracias a los test de antígenos descubrimos más casos, eso sí, pero la capacidad para hacer test y la cantidad de pruebas realizadas en los países de nuestro entorno son superiores a la nuestra desde hace mucho. Las cifras de nuevos casos que tenemos son muy tristes, suponen una gran carga de los centros de salud y provocan la muerte de muchas personas”.

Jan Trka,  foto: archivo del Partido Zelení

Trnka tampoco coincide con el ministro de Salud en que a mediados de enero se debería empezar a notar el efecto de las restricciones. El bioquímico cree que más bien va a aumentar aún la cantidad de casos, ya que la movilidad no disminuyó en Navidades y después de Año Nuevo se retomaron muchos contactos, básicamente en el ámbito profesional, tras retornar a la ciudad desde las casas de campo o los pueblos.

Las predicciones a más largo plazo de Trnka, cuya labor es precisamente la de realizar modelos estadísticos y estudiar tendencias, no son muy optimistas en cuanto a la soñada vuelta a la normalidad.

“La vuelta a la normalidad creo que será cuando el 70% o el 80% de la población esté vacunada, lo que realmente no parece que vaya a suceder este año. Hasta entonces tenemos que contar con que también en Chequia se extenderá la versión más contagiosa del virus. Así que seguramente hasta finales de 2021 seguirá habiendo medidas como la obligación de llevar mascarillas”.

Foto ilustrava: Filip Jandourek,  ČRo

Precisamente este martes deberían llegar las 20 000 dosis de la vacuna de Moderna, según la Televisión Checa. La República Checa habrá recibido entonces casi 100 000 dosis entre las dos versiones disponibles. Sin embargo, según las últimas cifras, solo 40 000 dosis han sido aplicadas por el momento.

El consejero Roman Prymula considera imprescindible abrir nuevos centros de vacunación. Además, avanzó que se está considerando una estrategia completamente distinta, que hasta ahora solo se está llevando a cabo en el Reino Unido. Se trataría de poner únicamente la primera dosis de la vacuna para poder llegar a proteger, aunque en menor medida, a una mayor parte de la población en menos tiempo, explicó.

“Se puede discutir si la protección de una sola dosis, que se situaría entre un 50% y un 70%, sería mejor que tener a la mitad de la población con una protección del 90% y a la otra mitad con ninguna”.

PCR-Tests,  foto: Michaela Danelová,  ČRo

Por otra parte, el epidemiólogo ve urgente que empiece al fin una campaña de información que apoye la vacunación y que desmienta todas las noticias falsas que campan a sus anchas por páginas web y redes sociales. Prymula cree que no hay tiempo para realizar un concurso normal para la adjudicación de la campaña y que esta debería comenzar cuanto antes.

Por otro lado, cree que el tiempo desmentirá por si solo todas esas informaciones falsas y temores cuando los datos de los vacunados en Chequia y en el mundo demuestren que la vacunación es segura.

palabra clave:
audio