Ni la crisis económica ni el retraso en el Tratado de Lisboa pararán la integración de los Balcanes en la UE

Foto: CTK

La reunión de ministros de Relaciones Exteriores de la Unión Europea, el llamado Gymnich, estuvo dedicada esta vez, principalmente, a los Balcanes. Los cancilleres dejaron claro que el proceso de ampliación de la UE hacia esta zona continuará a pesar de la crisis económica y al retraso en la ratificación del Tratado de Lisboa.

Foto: CTK
La voluntad de la Unión Europea para afianzar lazos con los países balcánicos sigue siendo firme, a pesar de que la coyuntura económica y política no parecen ser las ideales.

De hecho, durante el encuentro mantenido en el palacio de Hluboká nad Vltavou, los ministros de Relaciones Exteriores insistieron en la necesidad de ampliar los acuerdos de Estabilización y Asociación con la Unión Europea, que ya mantienen la mayor parte de los países balcánicos. Estos pactos se consideran herramientas de estabilización política y económica previa a la candidatura oficial.

El canciller checo, Karel Schwarzenberg, aclaró que la crisis económica no debería ralentizar el proceso de adhesión y que depende de los estados candidatos alcanzar las condiciones necesarias. En este sentido, el alto representante para la Política Exterior y de Seguridad común, Javier Solana, advirtió de los problemas que la crisis puede despertar en los Balcanes Occidentales.

“Hay dos riegos. Uno es el proteccionismo económico y el otro es el proteccionismo político, es decir, el nacionalismo. Después de la crisis aparecerá un mundo más globalizado, y todas las tendencias al nacionalismo deberían ser eliminadas. Tenemos mucho trabajo que hacer para acercar los países de los Balcanes a la Unión Europea”, señaló Solana.

Javier Solana, foto: CTK
En cuanto a la zancadilla que la crisis gubernamental checa supone para la aprobación del Tratado de Lisboa, los presentes confiaron en que el Senado checo ratifique el documento este año. De esta manera el Tratado será el marco político que los países candidatos deberán aceptar cuando se incorporen. Según el comisario europeo para la Ampliación, el finlandés Olli Rehn, ambos procesos siguen tempos distintos.

“Estamos trabajando paralelamente en ambos objetivos. Y no hay contradicción entre ellos, ya que incluso las predicciones más pesimistas sobre la ratificación del Tratado de Lisboa establecen que se aprobará antes de la entrada del miembro número 28 de la Unión, que es Croacia”, subrayó Rehn.

Durante la reunión se acordó también el establecimiento de un régimen de visados libre para los ciudadanos de los Balcanes Occidentales, que entrará en vigor en cuanto los países beneficiarios cumplan las condiciones necesarias.