Nadadores invernales han competido en aguas frías del río Moldava

Foto: CTK

Es costumbre que el 26 de diciembre se reúnen en Praga los nadadores invernales para competir en las aguas heladas del río Moldava. Este año se han encontrado por 61 vez.

Foto: CTK
Cada año la temporada de natación invernal en la República Checa culmina dos días después de la Nochebuena con la competición en el río Moldava en Praga. Esta vez se reunieron en la línea de salida 114 nadadores, la temperatura del aire fue un grado bajo cero y el agua tuvo 3,7 grados centígrados. Además del frío, los deportistas, que compitieron en diferentes categorías y tramos, tuvieron que luchar este año con una fuerte corriente del río.

En la prueba de 100 metros participó Yvetta Hlaváčová, deportista checa que ha superado tres veces el Canal de la Mancha. Aunque es una profesional, a la orilla del Moldava Yvetta Hlaváčová confesó que sumergirse en el agua fría es para ella siempre difícil.

“Este verano he nadado 138 kilómetros en las aguas frías del La Mancha, así que nadar sólo 100 metros en el río Moldava me parece una fiesta. Sin embargo, debo admitir que no es nada fácil”, dijo Yvetta Hlaváčová.

Ladislav Nicek (Foto: CTK)
En las proximidades del Teatro Nacional de Praga, donde se organiza la competición cada año, se reunieron también centenares de espectadores que querían ver a los deportistas osados. La natación invernal requiere una excelente condición física y, sobre todo, un corazón fuerte. Durante la competición es necesario seguir ciertas reglas, como, por ejemplo, tomar bebidas calientes. Yvetta Hlaváčová tiene una receta especial.

“Tengo un té caliente con ron y después de la competición voy a beberlo en secreto”, confesó la nadadora.

Entre los 114 competidores, que se inscribieron este año, hubo 29 mujeres. El participante más joven tuvo 13 años y el más viejo fue Ladislav Nicek de 94 años, quien lleva casi 60 años dedicándose a la natación invernal.

Por primera vez la competición fue organizada por el pionero checo de este deporte, Alfréd Nikodém, en la Navidad del año 1923. Desde entonces el concurso lleva su nombre y tiene lugar en Praga el 26 de diciembre.