Ministerio de Transportes se opone a enviar carnés de conducir por correo

Más de 700 mil conductores del país deben cambiar el carné de conducir antes de que les expire a finales de año. El Ministerio del Interior propone que las autoridades envíen los nuevos documentos por correo para evitar la gran afluencia de solicitantes en las oficinas.

Las autoridades enviarían por correo a los respectivos conductores una solicitud para obtener el nuevo carné de conducir y la persona devolvería el formulario escrito con su foto y firma verificada por notario. Esa era la idea del Ministerio del Interior para solucionar el problema de centenares de miles de conductores del país, a los que expirará a finales de año el carné de conducir.

No obstante, el Ministerio de Transportes se mostró escéptico respecto al proyecto, indicando que su coste sería demasiado elevado, según afirmó el portavoz del Ministerio, Karel Hanzelka.

"La cuestión es quién lo pagaría y quién lo ampararía desde el punto de vista administrativo, porque no es tan fácil enviar unas 700 mil cartas. Los costes serían muy altos", indicó Hanzelka.

Otras complicaciones surgirían en caso de que el solicitante rellenase el formulario incorrectamente, subrayó la portavoz de la alcaldía de Ceský Krumlov, Jitka Augustinová.

"En tal caso tendríamos que devolverle la solicitud para que volviese a rellenarla, con lo que aumentarían los costes y se prolongaría todo el procedimiento", sostuvo Augustinová.

La expiración de centenares de miles de carnés de conducir representa un serio problema. Está claro que las autoridades del país no lograrán despachar todas las solicitudes de los conductores que dejaron el cambio del documento para última hora, mejor dicho, para los últimos dos meses del año. Las oficinas calculan que, de no renovar su carné, casi medio millón de personas no podrán conducir a partir del año nuevo y harán frente a una multa de unos mil euros si lo hacen y son detenidos con un carné caducado.

El viceministro del Interior, Zdenek Zajícek, comentó en el diario Mladá Fronta Dnes que su cartera se esforzó por inventar un proyecto para evitar aglomeraciones en las oficinas públicas y agregó que era "una gran desilusión" que el Ministerio de Transportes rechazara la idea.

Autor: Roman Casado
palabra clave:
audio