Memorando checo-estadounidense sobre visados irrita a la UE

Mirek Topolánek a George Bush, foto: ČTK

La República Checa acaba de firmar un memorando, que permite eliminar la obligación de visados para los checos que viajen a EE.UU., a partir de otoño. La Unión Europea critica al Gobierno checo por no haber consultado el texto del acuerdo con los demás países comunitarios.

Mirek Topolánek y George Bush (Foto: CTK)
El memorando checo-estadounidense sobre la suspensión de visados, firmado este martes, dividió en dos campos confrontados a la UE. Dentro del primer grupo están los nuevos miembros comunitarios, que, igual que la República Checa, necesitan visados para viajar a Estados Unidos, y, por eso, expresaron su apoyo al Gobierno checo.

Por otro lado, están los antiguos miembros y Eslovenia, que actualmente preside a la UE. Los gobiernos de los países, cuyos ciudadanos ya pueden viajar a Estados Unidos sin visados, sostienen que la República Checa debió haber consultado el texto del memorando con los demás países comunitarios.

Una opinión parecida mantiene la oposición checa. El diputado socialdemócrata, Jan Hamáček, señaló que el Gobierno está continuamente creando una imagen negativa de la República Checa en Bruselas.

“El Gobierno checo suele ampararse a la Unión Europa cuando le conviene, y cuando no le conviene, mantiene negociaciones por si sólo. Esta actitud crea una imagen negativa de la República Checa en Bruselas, lo que puede perjudicar al país en el futuro”, indicó Hamáček.

Uno de los motivos por los que a los antiguos miembros comunitarios no les gusta el acuerdo checo-estadounidense es la preocupación de que Estados Unidos pueda aplicar las decisiones del memorando también en su política de visados.

El memorando introduce medidas de seguridad mucho más severas, por ejemplo, la obligación de pedir antes del viaje una confirmación electrónica de las autoridades estadounidenses. Se trata de una novedad poco aplaudida en la mayoría de los países comunitarios y la República Checa ha sido la primera en aceptarla.

La Comisión Europea examina en estos días el memorando y prepara un detallado análisis jurídico del texto. Según indicó el portavoz de la Comisión Europea, Johannes Laitenberger, en caso de que se compruebe la violación de la normativa europea, la UE tomará acciones contra la República Checa.