Manifestaciones de activistas antiglobalización

r_2100x1400_radio_praha.png

Temiendo la violencia, decenas de miles de praguenses abandonaron el pasado fin de semana la capital checa dejando las calles vacías a merced de los grupos antiglobalización.

el FMI y el Banco Mundial. Pero todo fue diferente. El número de detractores de ambas instituciones financieras que desfilaron por las calles praguenses fue mucho menor, de manera que no dieron casi trabajo a los 2500 policías desplegados en la capital checa.

grupos más radicales exhibían pancartas con imágenes de ametralladoras.

Muy pacífica fue la manifestación de los integrantes de la organización Jubileo 2000 que pide la condonación de las deudas de los países pobres. Tras una misa ecuménica, unos 300 manifestantes iniciaron una especie de marcha fúnebre desde la Plaza de la Ciudad Vieja expresando luto por los 19 mil niños que diariamente mueren en el mundo debido a la pobreza.

En las protestas antiglobalización no pudieron participar unos 500 activistas italianos cuyo tren especial quedó retenido en uno de los pasos fronterizos checos- austríacos. Es que la policía no permitió la entrada en el país a cuatro activistas involucrados en los disturbios de Seattle. El tren pudo proseguir su viaje rumbo a Praga al cabo de 17 horas.

Entretanto, unos 150 jóvenes hispanoparlantes se manifestaron ante la Embajada de España donde se celebraba una cena para los participantes españoles en la sesión del FMI y del Banco Mundial. Radio Praga entrevistó a Braulio García, uno de los activistas antiglobalización españoles: El pasado fin de semana fue relativamente tranquilo. El día más caliente será, al parecer, el martes 26 de septiembre.