“Los ucranianos son conscientes de que no tienen otra opción que seguir luchando”

La agresión rusa contra Ucrania se prolonga desde hace justamente seis meses este miércoles. El embajador checo en Kiev, Radek Matula, afirma que los ucranianos siguen decididos a no ceder territorio a Rusia.

Ucrania conmemora este miércoles el 31 aniversario de su independencia al tiempo que se cumplen seis meses desde que su territorio fuera invadido por tropas rusas. La guerra continúa, aunque el ambiente actual en Ucrania no es el mismo que al inicio de los combates, según dijo a la Radio Checa el embajador checo en Ucrania, Radek Matula.

Radek Matula | Foto:  Embajada de la República Checa en Kiev

“La vida cotidiana en Kiev no es fácil naturalmente, aunque poco a poco vuelve a la normalidad. En marzo o abril todo era mucho más complicado, ya que dejaron de funcionar numerosas empresas, comercios y servicios. A partir de mayo esto comenzó a cambiar, a mejorar, y hoy en día en muchos sitios de la ciudad uno ni se da cuenta a primera vista de que se encuentra en la capital de un país que está en guerra”.

No obstante, como sostuvo el embajador Matula, en otras zonas de Ucrania la situación puede que sea diferente, mucho más complicada. Esto es así, sobre todo, en las zonas donde se produjeron duros enfrentamientos o donde los combates continúan todavía. Pero también en otros lugares los ucranianos se enfrentan a serios problemas. Por ejemplo, no pueden trabajar en su jardín o labrar tierras agrícolas por peligro de que se tropiecen con una mina. Hay casas y carreteras destruidas por las bombas rusas y toda la infraestructura sufrió serios daños.

El embajador Matula recalcó que, independientemente de que la situación en algunas zonas del país va mejorando, sigue siendo patente el fuerte impacto que la guerra va dejando en los ucranianos.

Kiev | Foto: Andrew Kravchenko,  ČTK/AP

“Los habitantes de Ucrania y de su capital están marcados por la guerra. Muchas personas perdieron su hogar, su trabajo y existe el problema de las familias separadas. Las mujeres se fueron con sus hijos en búsqueda de refugio al oeste de Ucrania o a países de la Unión Europea y los hombres se quedaron luchando contra el enemigo ruso. Muchas personas en las zonas de guerra viven en condiciones provisorias. Las alarmas de ataque aéreo, las sirenas, provocan miedo constante en los ucranianos. Todo esto son cosas que complican su vida”.

Por otro lado, en la capital de Ucrania y otros lugares va mejorando el abastecimiento de alimentos y otros productos necesarios de la vida cotidiana, como dijo el diplomático a la Radio Checa. Lo que perdura son las limitaciones de viaje, sobre todo, en el caso de los hombres de entre 18 y 60 años, que no pueden salir al extranjero, donde muchos tienen a sus familias.

El embajador Matula recalcó que además de la agresión rusa, Ucrania se verá enfrentada a problemas relacionados con la pronta llegada del invierno, sobre todo, con el suministro de calor. Sin embargo, e independientemente de todas las complicaciones, los ucranianos están decididos a defender su tierra, sostuvo Matula.

La guerra en Ucrania | Foto: Andrii Marienko,  ČTK/AP

“Yo diría que los ucranianos están acostumbrados a que su país se encuentre en estado de guerra porque el conflicto con Rusia se prolonga desde 2014. Naturalmente, están cansados de la situación, no les agrada en absoluto. En cuanto a la fase actual del conflicto, los ucranianos son conscientes de que no tienen otra opción que seguir luchando. En caso de no detener la agresión rusa, perderían su independencia y dejarían de existir como Estado soberano. Saben que una tregua no acabaría con la agresión rusa y la ocupación, sino que solo le permitiría al enemigo ruso consolidar sus fuerzas de alguna manera”.

Como agregó el embajador Matula, la mayoría de los ucranianos rechazan cualquier concesión territorial y cualquier acuerdo con el agresor respecto a los territorios ocupados actualmente por Rusia. Los ucranianos insisten en que no tienen más opción que recuperar los territorios de Ucrania de antes del año 1991 y que la meta de la primera fase de este empeño es restablecer las fronteras anteriores al fatídico 24 de febrero de este año.

Autores: Ivana Vonderková , Tomáš Pancíř
audio

Relacionado