Los inmigrantes no representan un peligro para los turistas, afirmó el jefe de la diplomacia checa

Foto: ČTK

Pasar las vacaciones en el sur de Europa no representa peligro alguno para los turistas. Así lo afirma el Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Checa en el comienzo de la nueva temporada turística de verano. Al mismo tiempo, la Diplomacia alerta a los ciudadanos a no viajar a países donde opera el Estado Islámico.

Foto: ČTK
Mientras que Bruselas trata de hallar una solución viable para afrontar la gran afluencia al sur de Europa de inmigrantes de África, los turistas que viajen en verano a países de esa zona europea no deberían notar mayores cambios de la situación y no correrán peligro. Así lo dijo este miércoles el ministro de Relaciones Exteriores checo, Lubomír Zaorálek, al ofrecer informaciones sobre la situación en diferentes partes del mundo, en vista de la nueva temporada turística de verano.

”No tenemos información alguna de que los inmigrantes que llegan al sur de Europa, a Italia, Grecia y otros países, representen un peligro para la seguridad. Hasta el presente no ha habido problemas en relación con los viajes de los turistas a esas destinaciones, aunque el tema de los inmigrantes está en el centro de la atención. No obstante, esas personas no representan una amenaza para los turistas checos que viajen al sur de Europa”.

Lubomír Zaorálek, foto: Filip Jandourek, Radiodifusión Checa
Según el ministro Zaorálek, en el mundo hay otros lugares conflictivos que podrían resultar peligrosos para los viajeros. El diplomático recomendó a los turistas checos informarse previamente sobre la situación en el país a donde quieran ir, y apeló a que no se dirijan a lugares donde tienen lugar ataques frecuentes de los combatientes del llamado Estado Islámico.

”Insisto, por favor, no viajen a países donde opera el Estado Islámico. Considero totalmente inconveniente trabajar o viajar de turismo a países como Iraq, Afganistán, Siria, Libia, Yemen y Somalia. No lo recomiendo a nadie, porque esos países representan actualmente un grave peligro para la seguridad, y viajar allá significaría arriesgar la vida”.

Jan Papež, foto: Matěj Pálka, Radiodifusión Checa
La situación en el sector turístico la comentó también el vicepresidente de la Asociación de las Oficinas de Turismo, Jan Papež. Indicó que en vista del peligro que representa el llamado Estado Islámico, esta temporada veraniega fueron suspendidos los viajes a algunos países de Asia y África.

”En especial lamento que no podamos organizar viajes a Siria, entre otras destinaciones. Es un país que cuenta con una gran riqueza de monumentos histórico-culturales. El Estado Islámico tiene influencia asimismo sobre la situación en otros países a donde siguen viajando los turistas checos como Egipto, lo que resultó evidente hace poco. Cabe esperar que la influencia de ese movimiento radical comience a bajar y que por el contrario, no vaya a fortalecer sus posiciones”.

Foto: ČTK
Entre los países europeos a donde los turistas checos viajan con mayor regularidad figuran Eslovaquia, Italia, Croacia, Grecia y España. Sin embargo, no sólo los extremistas representan un peligro para los viajeros. El año pasado fallecieron en el extranjero 423 checos, lo que fue el mayor número desde 2010. En su mayoría fue a causa de complicaciones inesperadas en la salud, o de algún accidente.