Los diputados rechazan las controvertidas cuotas de alimentos checos

Los legisladores checos rechazaron un proyecto de ley que preveía imponer una cuota mínima de productos checos a los supermercados de mayor superficie.

Los diputados checos decidieron dejar caer la propuesta de ley que preveía imponer a los supermercados la obligación de ofrecer una proporción mínima de alimentos de origen checo.

La polémica ley fue propuesta originalmente por el partido Libertad y Democracia Directa (SPD) y contaba con que, a partir de 2022, las superficies comerciales de más de 400 metros cuadrados tuvieran que ofrecer al menos un 55 % de alimentos checos, una proporción que iría aumentando hasta llegar al 73 % en 2028.

Foto ilustrativa: Peter Bond,  Unsplash,  CC0
La iniciativa fue apoyada originalmente por la Cámara Agraria de la República Checa o la Iniciativa de empresas agrícolas y alimentarias. Los que estaban a favor argumentaban con una mayor autosuficiencia alimentaria, los opositores advertían ante un posible incremento de los precios de los alimentos.

La propuesta tampoco agradó demasiado a la Unión Europea. Ocho países miembros de la UE y la propia Comisión Europea advirtieron a Chequia que semejante ley iba en contra de los principios del mercado único y amenazaron con una demanda si esta fuese aprobada.

Tras proponer el Senado checo que las cuotas fueran eliminadas de la nueva enmienda a la ley de alimentos, se mostraron a favor todos los diputados con excepción de los miembros del partido SPD.

En la versión aprobada por la Cámara de Diputados, la enmienda incluye la introducción de multas por la venta de alimentos de doble calidad. Se trata de alimentos disponibles en otros países de la UE que se vendan en Chequia con un contenido marcadamente diferente. La propuesta de ley ahora espera la firma del presidente de la República.