Los checos se muestran más dispuestos a viajar que sus vecinos a pesar del coronavirus

Foto: ČTK / AP Photo / Miroslav Lelas

Para sorpresa de las agencias de viajes, el mar sigue siendo un destino que triunfa entre los checos incluso este verano, cuando tantas cosas han cambiado debido a la pandemia de coronavirus.

Foto ilustrativa: Alexandra Koch, Pixabay / CC0

La pandemia de coronavirus ha provocado este verano un aumento del turismo de interior en casi todos los países, ya que las restricciones gubernamentales y el miedo al contagio desincentivan los viajes internacionales.

Sin embargo, desde que las fronteras volvieron a abrirse en Europa, los checos se encuentran entre los más activos de la región en lo que se refiere al turismo. Especialmente hacia los destinos de sol y mar.

Foto: Archivo de RegioJet

RegioJet, una de las grandes compañías transportistas de Chequia, estableció a inicios de esta temporada veraniega una nueva línea ferroviaria a Croacia. La alta demanda para comprar estos billetes sorprendió a la propia empresa, como señaló para la Televisión Checa Aleš Ondrůj, portavoz de RegioJet.

“Incluso para nosotros ha sido sorprendente. Porque no nos había pasado con anterioridad que por una nueva línea surgiera tanto interés de forma tan rápida”.

Hungría, foto: ivabalk, Pixabay / CC0

De hecho, el plan inicial de RegioJet era ofrecer el tren a Croacia tres veces a la semana, pero tras ver que había más peticiones de las que podían cubrir, tuvieron que establecer una ruta diaria.

Jan Bezděk, portavoz de la agencia de viajes Fischer, indicó que mientras en otros países la gente prefiere hacer turismo de interior por miedo a las restricciones y al virus, los checos planearon vacaciones en el extranjero desde el inicio del verano.

“Si nos comparamos con otros países de la región, como Hungría y Polonia, la tendencia allí es más lenta. Es decir, la gente de estos países ha tardado más en decidirse a viajar”.

Mallorca, foto: Marco Verch, Flickr, CC BY 2.0

El interés ha sido alto incluso para ir a países muy afectados por el coronavirus, como es el caso de España. No obstante, el reciente aumento de los casos ha llevado al Gobierno checo a incluir a este país de nuevo en la lista de destinos no seguros, según confirmó la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Zuzana Štíchová.

“Los casos de coronavirus están creciendo muy rápido en España. Y ya no se trata solo de focos de contagio localizados”.

A partir de esta semana, quienes regresen de España deberán mostrar una prueba negativa de coronavirus o pasar por una cuarentena.

En cualquier caso, no ha sido el mejor verano que se recuerda para las agencias de viajes checas. Aunque han llevado al extranjero a unas 350 000 personas en julio, reconocen que eso es un 75 % menos de lo que han conseguido otros años.

Jan Papež, foto: Jana Kudláčková, Archivo de ČRo

Aparte de Croacia, que es el destino favorito de los checos, otro de los lugares más demandados ha sido Eslovaquia. Para el país vecino, este turismo es una gran ayuda económica, en palabras del vicepresidente de la Asociación de Agencias de Viajes de la República Checa, Jan Papež.

“Los checos están ayudando a salvar Eslovaquia, no solo los montes Tatras. Porque los checos suelen viajar a diferentes partes de Eslovaquia y no solo a los Tatras. Junto a los polacos, creo que son los turistas más importantes para ese país”.

Con el verano a punto de llegar a su fin, los viajes de los checos al extranjero siguen su curso. Pero la situación es incierta en lo que se refiere al próximo otoño, cuando se sospecha que se producirán nuevos brotes de coronavirus.

Según cómo evolucione el panorama desde el punto de vista epidemiológico, el régimen de fronteras podría verse alterado de nuevo incluso dentro de la propia Unión Europea.

palabra clave:
audio