Las tradiciones más y menos polémicas del Lunes de Pascua en Chequia

El Lunes de Pascua en la República Checa está vinculado con una serie de tradiciones y costumbres realmente originales y una de ellas causa especial controversia.

Corderito de Pascua | Foto: pasja1000,  Pixabay,  CC0 1.0 DEED

Las tradiciones y costumbres vinculadas con la Pascua en la República Checa se relacionan, en su mayoría, con la despedida del invierno y la llegada de la primavera. Las tradiciones más destacadas se practican el Lunes de Pascua. Por la mañana, los muchachos suelen ir de casa en casa, llamando a las puertas con la "pomlázka", una vara hecha de varitas de sauce trenzadas, y cantando canciones tradicionales de Semana Santa. Las muchachas y las amas de casa les regalan como huevos coloreados y decorados y golosinas. Los varones mayores de edad, suelen recibir también un trago de algo más fuerte, como, por ejemplo, el típico aguardiente checo slivovice. Según la tradición, el primero en llegar a la casa debe llevarse la mayor parte de las cosas de comer, ya que es supuestamente el que trae la suerte y la abundancia. En el pasado, los chicos solteros solían llegar solamente a las casas de muchachas en las que estaban interesados. Las muchachas, por su parte, les regalaban cintas de color indicando si tenían alguna oportunidad con ellas. El rojo significaba que estaban interesadas, el azul le daba esperanzas, y el amarillo notificaba desinterés.

Foto: Barbora Navrátilová,  Radio Prague International

La centenaria tradición del azote

La forma de agradecimiento por la hospitalidad es inusual: los muchachos azotan a las muchachas en las nalgas con la “pomlázka”. Esta tradición atípica suele aparecer regularmente entre las tradiciones de Pascua más extrañas del mundo, junto con las crucifixiones de personas en Filipinas, entre otras. En los ojos de muchos extranjeros, la tradición checa es un acto de violencia machista. Sin embargo, la tradición es socialmente aceptada en Chequia y percibida como un acto simbólico, explica la etnógrafa Jiřina Langhammerová.

Pomlázka en Podještědí | Foto: FS Horačky

“El acto simboliza el rejuvenecimiento de las muchachas, les aporta belleza y fertilidad, y también se dice que acaba con todo atisbo de pereza. Se supone que todas las mujeres deben ser "azotadas" ese día para que no se marchiten”.

No se sabe exactamente de qué periodo procede la tradición. Las primeras menciones datan del siglo XIV, de un escrito del predicador alemán Konrad Waldhauser, en el que incita a los cónyuges que se azoteen mutuamente. Según los lingüistas, el origen de la palabra pomlázka deriva del verbo "pomladit", es decir, rejuvenecer. El azote debía transferir la energía de la planta, como un acto simbólico del despertar primaveral y la curación. De acuerdo con la tradición, los chicos deben tejer cada año una nueva “pomlázka” con ramitas jóvenes y frescas para transferir a las muchachas su frescura y juventud.

La costumbre de azote también podía tener un sentido implícito amoroso. En el pasado, no se solía azotar solamente a las muchachas, sino que al día siguiente las muchachas azotaban a los muchachos.

En algunas regiones checas, los muchachos no se escapan de la revancha, ya que después del mediodía, las muchachas echan agua a los chavales. Sin embargo, en otras regiones, los chicos echan agua a las muchachas, además de azotarlas.

La simbología de los huevos de Pascua

Jiřina Langhammerová | Foto: Jan Sklenář,  Český rozhlas

Uno de los símbolos más típicos de esta festividad en la República Checa es el huevo de Pascua, que representa la fertilidad, la vida y la resurrección. De acuerdo con una leyenda, cuando Jesucristo y San Pedro peregrinaban por el mundo, llegaron a una casa pidiendo un poco de pan. A pesar de que que la campesina tuviera sólo un huevo en casa, se lo preparó a los forasteros. Tras su partida, la mujer se puso a barrer las cáscaras, que, de repente, se convirtieron en oro. Desde entonces, la campesina siempre regalaba los huevos el día del aniversario de la visita.

La tradición se ha conservado hasta la actualidad, indica Jiřina Langhammerová.

“En las Tierras Checas existe una bella tradición de pintar los huevos y decorarlos de las más diversas formas. Las distintas técnicas de decoración son todo un arte y cada región del país se caracteriza por una técnica especial de adornar”.

Los huevos teñidos en cáscaras de cebolla | Foto: cristinaMeade,  Pixabay,  CC0 1.0 DEED

El Lunes de Pascua también se llama Lunes Rojo. Este nombre deriva del color rojo de los huevos de Pascua, que simboliza la sangre de Cristo.

Entre las formas de adorno más populares en el pasado figuraban tinturas naturales preparadas a base de cáscaras de cebolla, hojas de espinacas o jugo de remolacha. Los huevos rojos simbolizaban el amor, la nueva vida, y la protección ante los demonios. El color verde simbolizaba la juventud, la naturaleza y la primavera, mientras que los amarillos representaban al sol y la luz.

Foto: Juan Manuel Muttoni,  Radio Prague International

El tallado en cera consiste en aplicar cera a los huevos de Pascua con una herramienta especial para crear diferentes diseños. Al final, los huevos de Pascua se tiñen y la cera se limpia, dejando en el huevo bellos adornos. Interesantes diseños se quedan también al teñir el huevo envuelto en un encaje. Por su parte, la técnica del marmoleado consiste en sumergir un huevo en pintura que flota en la superficie del agua y crear dibujos con alfileres, con un efecto marmolado. De gran popularidad goza también la técnica del grabado, utilizando una delgada pluma mojada en ácido.

Foto: Dáša Kubíková,  Český rozhlas

El menú del Lunes de Pascua

El Lunes de Pascua se sirven en las mesas también platos especiales. El desayuno tradicional consiste en un “mazanec”, un pan dulce de masa de levadura de forma redonda con una cruz en el centro. Los checos también suelen preparar un bizcocho en forma de cordero, en referencia al Cordero de Dios. El bizcocho a menudo se cubre con chocolate. Un dulce popular es el “jidášek”, en referencia a Judas Iscariote. Este pan dulce de menor tamaño simboliza la traición de Judas y la crucifixión de Cristo. Su forma hace referencia a la cuerda con la que se habría colgado Judas. Habiéndose terminado la época de ayuno, los cristianos pueden por fin comer carne el Lunes de Pascua. Entre las carnes populares del Lunes de Pascua figura el cordero y el conejo. Ese día se suelen comer también huevos, hierbas y masa de relleno de ortigas.

palabras clave:
audio

Relacionado

  • La Pascua en Chequia

    ¿Cómo se celebra la Pascua en la República Checa? ¿Qué tradiciones han sobrevivido hasta hoy día?

  • Sabores Checos

    Řízek, guláš, svíčková y buchty son algunos de los platos checos más comunes. En esta nueva serie llamada ‘Sabores checos’ exploraremos el patrimonio culinario nacional.

  • Los diez museos recomendados por Radio Praga Internacional

    Radio Praga Internacional le ofrece la posibilidad de recorrer algunos de los que se habla poco, pero que tienen mucho que ofrecer y vale la pena visitar.