Las momias “checas” se hacen un TAC

Foto: www.ct24.cz

En la República Checa se están escaneando los cuerpos momificados que se encuentran en los museos del país con la última tecnología disponible, la tomografía computarizada. Con este método, también conocido como TAC, se están recabando informaciones que hasta ahora era imposible obtener.

Los métodos invasivos o las radiografías para el estudio de las momias ya pertenecen al pasado. La tomografía computarizada, o TAC, permite recoger datos mucho más precisos y estudiar restos humanos sin dañarlos.

En la República Checa esta tecnología se está aplicando desde el año pasado, según explica Eva Dittertová, directora del Museo Náprstek.

“El proyecto comenzó hace un año, dura tres en total. En 2009 se escanearon cuerpos adultos. Este año nos estamos dedicando a cuerpos de niños o a partes de cuerpos humanos, y animales”.

Perteneciente al Museo Nacional, el Museo Náprstek de Praga es el que se dedica al estudio de las culturas asiática, africana y americana. De él y del Museo de Česká Třebová han salido hasta la fecha diez cuerpos de adultos, dos de niños y decenas de animales momificados que han pasado por el escáner. Además de egiptólogos y antropólogos, médicos del Centro de Diagnóstico Mediscan, están recabando toda clase de información, que durante siglos ha permanecido oculta en estos cuerpos.

La tomografía computarizada permite ver todo el cuerpo como si se cortara en finas láminas. Con los tejidos y los huesos que han sobrevivido el paso del tiempo, las reconstrucciones son tan perfectas que se puede establecer la edad y el sexo de una persona muerta hace siglos. Además, los egiptólogos pueden conocer más sobre los métodos de momificación, mientras los médicos y los antropólogos estudian las enfermedades y los tratamientos médicos de épocas antiguas. La doctora Lubica Oktábcová ilustra con un ejemplo la precisión del TAC.

“En una de las cabezas que estudiamos, cientos de años después de la muerte de la persona, encontramos en un oído que la persona sufría una grave otitis media. Es algo que no se vería nunca en una radiografía normal”.

El estudio de momias en Checoslovaquia empezó en 1969 con la fundación de una nueva sección del Museo Nacional dedicado a las culturas del norte de África y Oriente Próximo. Las primeras exposiciones de momias en el país fueron un éxito y durante los 70 se impulsaron importantes investigaciones en el campo, lideradas por el profesor Evžen Strouhal. Décadas después, esta nueva tecnología servirá incluso para revisar aquellas investigaciones que en aquel entonces solo podían servirse de radiografías, como explica el egiptólogo Pavel Onderka.

“En los años 70 del siglo pasado el profesor Evžen Strouhal llevó a cabo varias investigaciones. Una vez, por ejemplo, determinó que cierta muestra era un huevo momificado. Ahora, con esta tecnología podremos confirmar esa teoría, o echarla por tierra, pero ha habido que esperar 35 años”.

Entre todas las colecciones públicas de la República Checa hay en total unas 20 momias. Pero por el país han pasado muchas más a lo largo de la historia, explica Pavel Onderka.

Pavel Onderka, foto: Štěpánka Budková
“En las colecciones públicas de la República Checa hay principalmente momias egipcias, pero también hay dos peruanas en el Museo Nacional. Las primeras momias egipcias llegaron a lo que hoy es territorio checo, en el siglo XVI, pero por desgracia no se han conservado hasta nuestros días. Después han seguido llegando, pero por una razón o por otra tampoco están aquí. La momia que tenemos desde hace más tiempo está aquí desde el 1792 y se encuentra en el Museo Nacional en Praga”.

Los resultados de las investigaciones con el TAC verán la luz en diversas publicaciones y ponencias en el Museo Náprstek en Praga. Las momias en cuestión podrán verse desde el 12 de diciembre en una exposición permanente que prepara el Museo Nacional en colaboración con la Galería Nacional sobre culturas asiáticas y los pueblos mediterráneos de la antigüedad.