Las farmacias checas sabrán qué tomas y evitarán mezclas peligrosas

Foto: Lucie Hochmanová, ČRo

Entra en vigor en Chequia a partir de este mes de junio un registro personal de medicamentos. Además de acelerar el proceso para muchos pacientes en la farmacia, se podrá evitar la mezcla de medicinas incompatibles.

Foto: Lucie Hochmanová, ČRo

A partir de ahora, un paciente podrá recibir todas sus medicinas en la farmacia sin tener que escanear individualmente los códigos con la receta de cada uno. Esto es posible gracias al registro de medicamentos que este mes ha entrado en vigor en Chequia, y que permitirá a las farmacias y a los médicos tener acceso a la lista completa de lo que toma un paciente.

Aleš Krebs, foto: archivo ČT
El presidente del Colegio de Farmacéuticos de la República Checa, Aleš Krebs, dijo en entrevista para la Radio Checa que el nuevo sistema podrá ayudar especialmente a aquellos pacientes que tienen muchas recetas.

“Sin duda, tiene muchas ventajas. Especialmente para los pacientes que tengan muchas medicinas y muchas recetas será más rápido. Además, hay muchos pacientes que no se manejan muy bien con el teléfono móvil y para ellos es un problema recibir las recetas por SMS, así que esto les facilitará la vida”.

No obstante, la posibilidad de recibir la receta por SMS, que tan útil ha sido durante la pandemia de coronavirus, no desaparece, y según Aleš Krebs todas estas novedades serán un añadido al sistema que ya existe.

Además del aspecto práctico del nuevo sistema, con el que todo será más ágil, el registro de medicamentos también trae más seguridad para los clientes. Tanto los médicos como los farmacéuticos podrán ver lo que el paciente ha estado tomando desde ese día hasta un año atrás, por lo que pueden evitar la venta de alguna medicina que pueda ser peligrosa en su interacción con otras que el paciente ya está usando, indica Krebs.

“Los farmacéuticos pueden ver las medicinas que toma el paciente durante un año. Cuando el cliente viene a por una medicina, entonces el trabajador de la farmacia puede ver la lista de lo que ha tomado. O si el paciente nos hace una consulta podríamos descubrir que hay algún problema en su lista de medicamentos que hay que resolver. Se puede usar también para las medicinas que no tienen receta, ya que hay muchos pacientes que no recuerdan todo lo que toman. En esos casos, sería útil para que en la farmacia no le den algo que no se pueda mezclar con otros medicamentos”.

Foto: CareFusion Germany 326 GmbH, CC BY-SA 4.0
Para algunas personas, esta puede ser una cuestión delicada desde el punto de vista de la privacidad. Sin embargo, el presidente del Colegio de Farmacéuticos apunta que hay mecanismos para salir de este registro y que es posible negar el acceso a otras personas.

“El paciente puede salir de ese registro o limitar el acceso a él. Para ello debería dirigirse a la Administración Estatal mediante su buzón de datos o enviar una carta al Instituto Estatal Para el Control de Medicamentos. De esta forma puedes limitar y modificar el acceso del personal sanitario a tu lista de medicamentos”.

El nuevo sistema simplifica el proceso de adquisición de medicamentos también en el hecho de que ahora bastará con presentar el carnet de identidad o el pasaporte, por lo que no será necesario el teléfono móvil ni mostrar ningún tipo de papel.

De acuerdo con Aleš Krebs, las farmacias ya están totalmente preparadas para este sistema. El único reto al que se enfrentaron fue la renovación del software con el que cuentan estos establecimientos, ya que de los lectores de documentos de identidad disponían previamente.