La vuelta al colegio

Foto: Filip Jandourek, ČRo
0:00
/
0:00

Con la llegada de septiembre, las escuelas checas vuelven a abrir sus puertas. Una buena oportunidad para repasar el vocabulario relacionado con el sistema educativo checo.

Foto: Filip Jandourek, ČRo
¡Qué estrés! Mis sobrinos van mañana por primera vez a la escuela–škola-. No te imaginas todo lo que había que comprar.

¡Pobrecitos!-chudáčci-. Me parece aún más estresante saber que durante los próximos nueve años, lo que dura la escolaridad obligatoria-povinná školní docházka- en la República Checa, tendrán que estar sentados en el pupitre-lavice-, estudiar-učit se- e hincar los codos-šprtat se-.

Por mí, yo volvería inmediatamente a la primaria-základní škola-. Poder aprender idiomas-učit se jazyky-, pintar en la clase de Educación Plástica-výtvarná výchova-, tener clases de aerobic, yoga o natación-plavání- en la Educación Física-tělocvik-, y todo esto gratis… ¡Sería perfecto!

Foto: Martin Karlík, ČRo
Bueno, creo que cuando tienes entre los 6 y 15 años de edad, no lo aprecias tanto. Después del colegio, la mayoría de los niños checos se dirigen a las escuelas secundarias. Existen dos tipos: los institutos-střední školy-, donde se estudia cuatro años y se acaba con un bachillerato–maturitní zkouška-, y las escuelas de formación profesional-učiliště-, que en el checo coloquial se suelen llamar -učñák-. Durante tres años, los aprendices–učñové- aprenden un oficio –povolání- como por ejemplo peluquero-kadeřník-, cocinero–kuchař-, fontanero-instalatér-, mecánico de vehículos-automechanik-, y otros. Tras aprobar los exámenes finales, los estudiantes reciben un certificado de formación profesional–výuční list-.

Foto: Filip Jandourek, ČRo
En cuanto a los institutos, los más solicitados son los liceos-gymnázia-, donde los alumnos-žáci- obtienen conocimientos generales-obecné znalosti- de diferentes ramas, como las Humanidades-humanitní vědy-, Matemáticas-matematika- o Ciencias-vědy-, como Química-chemie-, Geografía-zeměpis, y otras asignaturas-předměty-. Se dice, que un liceo-gymnázium- es la mejor preparatoria-přípravka- para ingresar en la universidad–univerzita-. Aproximadamente el 22% de los estudiantes checos optan por este tipo de educación–vzdělání-.

Existen también los institutos especializados-odborné střední školy-, a donde se dirigen el 37% de los alumnos checos. Entre los de mayor asistencia están las Escuelas de Negocio-obchodní akademie-, donde además de las asignaturas obligatorias–povinné předměty- como, por ejemplo, la Lengua Checa-český jazyk- e idiomas extranjeros-cizí jazyky-, los estudiantes-studenti- aprenden las bases de Contabilidad-účetnictví-, Economía-ekonomika-, Estadística-statistika-, etcétera–a tak dále-. Luego hay otros tipos de institutos orientados en la construcción–stavebnictví-, la industria-průmysl-, la informática, y otras ramas.

Foto: ČT24
Actualmente, uno de los mayores problemas es que entre los adolescentes–dospívající- no hay demasiado interés en aprender un oficio. Estudiar a una escuela de formación profesional se dirigen aproximadamente solo el 31% de los estudiantes. Y se nota. Cuando necesito un electricista, a veces tengo que esperar hasta tres semanas.

Ya veremos si cambia con las próximas generaciones. Según dice un proverbio checo, el oficio tiene un fondo dorado–řemeslo má zlaté dno-.