La Unión Europea seguirá apoyando a la piscicultura checa

Foto: ČTK

El ministro de Agricultura, Petr Bendl, anunció este lunes que la Unión Europea mantendrá las ayudas financieras al sector de la pesca. Los piscicultores locales esperan que gracias a las subvenciones puedan crear nuevos estanques, modernizar las tecnologías y fomentar el consumo de peces de agua dulce en el país.

Foto: ČTK
En la República Checa hay 42.000 hectáreas de estanques en los que se producen unas 20.000 toneladas de peces al año. Sin embargo, el 75% de la producción es destinada para la exportación ya que los checos consumen muy pocos peces de agua dulce. Eso podría cambiar gracias al apoyo financiero de la Unión Europea al sector pesquero nacional.

Para la mayoría de los checos, la carpa, el pez más cultivado en el país, es un símbolo de Navidad y por eso casi no se consume en otros momentos del año. No obstante, según el analista agrario, Petr Havel, hay otras razones más por las que los checos no se sienten atraídos por los peces locales.

Petr Bendl, foto: ČTK
“Por un lado, los peces marinos son más baratos así que la gente prefiere comprarlos para ahorrar. Por otro lado, los checos no tienen suficiente información sobre los peces. Cuando se dice carpa, se imaginan un filete empanizado con la ensaladilla rusa. Sin embargo, hay otras maneras de preparar los peces de agua dulce. Además, para atraer a los consumidores, deberíamos ofrecer una gama más amplia de productos pesqueros”.

Desde el año 2007, los piscicultores checos han recibido de la Unión Europea unos 30 millones de euros. Las ayudas se mantendrán entre los años 2014 y 2020, sin embargo, el monto exacto aún no se ha definido. “La Unión Europea se ha dado cuenta de que los peces de agua dulce podrían reemplazar a los marinos, que van desapareciendo rápidamente en los últimos años”. Este es, según el ministro de Agricultura checo, Petr Bendl, el motivo que llevó la Comisión Europea a otorgar nuevos apoyos al sector pesquero en diferentes países comunitarios. Según Bendl, Europa tiene un gran potencial en el cultivo de peces y no hay por qué importar peces de mala calidad desde otros países.

Jan Hůda, foto: Archivo de la Unión checa de Pescadores
Este punto de vista lo comparte también Jan Hůda de la empresa Rybářství Třeboň, el productor de peces de agua dulce más grande a nivel europeo. Según él, las subvenciones ayudarán a modernizar las tecnologías pesqueras y permitirán reparar los antiguos estanques y crear nuevos lugares de cultivo en la región.

El apoyo de la Unión Europea será destinado también a la creación de pequeñas empresas familiares. En estos sitios se podría desarrollar en el futuro el turismo pesquero que fomentaría el interés de los checos por esta tradicional actividad y aumentaría el consumo de peces locales.