La República Checa acusa el más bajo índice de pobreza en la UE

Photo: Comission européenne

En la República Checa vive el menor número de gente pobre a nivel de la Unión Europea. Así se desprende de un reciente informe de la Oficina de estadística de las Comunidades Europeas, Eurostat.

Foto: Comisión Europea
Según el informe de Eurostat, tan sólo el ocho por ciento de las familias checas viven en condiciones de pobreza, siendo este porcentaje el menor a nivel de la Unión Europea. El extremo contrario lo ocupa Eslovaquia con un 21 por ciento de familias que viven de recursos mínimos.

Los economistas sostienen no obstante que los índices de pobreza presentados por Eurostat son relativos, ya que determinan como pobres a familias cuyos ingresos no llegan a alcanzar ni el 60 por ciento de los ingresos medios familiares en el país dado.

Según los analistas, el nivel de pobreza lo documentan mejor otros índices, por ejemplo, si las personas pueden permitirse comprar un automóvil o pasar sus vacaciones en el exterior. Al guiarse por estos índices, la República Checa ya no tiene la primacía, situándose en el medio de una escala ficticia de los países comunitarios.

Para apreciar la situación económica de las personas de diferentes países, los economistas recomiendan comparar una ficticia canasta de productos y servicios que pueden permitirse adquirir con sus ingresos los habitantes de esos países. A modo de ilustración, comer carne al menos cada segundo día lo puede hacer el 98 por ciento de los holandeses, el 81 por ciento de los checos, el 67 por ciento de los eslovacos y el 43 por ciento de los búlgaros.

Como señalara el economista, David Marek, "el más bajo índice de la pobreza que acusa la República Checa en el marco de la Unión Europea, sólo demuestra que en este país son mínimas las diferencias entre los ingresos de las personas". Esto, supuestamente, se debe en gran medida a la "bondadosa" política social del Gobierno. Los economistas advierten que esta política frena el avance económico del país, lo que en el futuro podría traducirse en la disminución del nivel de vida de los habitantes.